Izquierda Unida y socialistas mantienen en secreto las negociaciones sobre el Ayuntamiento almeriense

,Ningún miembro de las delegaciones formadas para llegar a un acuerdo sobre la próxima Corporación municipal en Almería quiso ayer avanzar el contenido de la segunda reunión mantenida entre Izquierda Unida (IU) y socialistas. "Os pido disculpas, pero hemos llegado a un acuerdo para no hacer declaraciones porque seguiremos hablando", afirmó el candidato socialista, Santiago Martínez Cabrejas, a los periodistas congregados en el hotel Torreluz por su propio gabinete de prensa. El pasado viernes se llevó a cabo un encuentro en el que las partes coincidieron "ampliamente" y llegaron a acuerdos programáticos. A lo largo de esta semana, los socialistas quieren asegurarse el apoyo de Izquierda Unida para formar gobierno, algo a lo que la coalición de izquierdas no termina de dar el visto bueno. Hasta la fecha, la negociación de las dos fuerzas políticas ha conseguido establecer una estructura administrativa en el Ayuntamiento almeriense integrada por ocho concejalías -entre ellas la de la Mujer, de nuevo cuño y solicitada por Izquierda Unida- y un Consejo de Mayores a propuesta de Santiago Martínez Cabrejas. A pesar del aviso hecho por el candidato socialista sobre la posibilidad "inaceptable" de gobernar en solitario, el cabeza de lista de Izquierda Unida, Diego Cervantes, ha insistido en que su formación dará el voto al partido socialista en el día de la investidura. Gerencia del 2005 Entre los aspectos que deberán debatir antes del sábado está incluido el espinoso tema de la gerencia de la asociación Almería 2005, que se convertirá en sociedad y que será presidida, con toda probabilidad, por el futuro alcalde de la ciudad. Sin embargo, la búsqueda de una persona que cuente con "todo" el apoyo de la ciudad -tal y como reclama Izquierda Unida- y sobre la que recaiga el poder fáctico para la construcción de la villa olímpica para el año de celebración de los Juegos Mediterráneos, puede ralentizar los acuerdos postelectorales entre ambas formaciones políticas. El reparto de concejalías y personas al frente de cada una de ellas sigue siendo una incógnita, amén de que tras el cierre de los pactos, Izquierda Unida deberá ratificar ante su asamblea local todos y cada uno de los compromisos adquiridos con los socialistas.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 28 de junio de 1999.