Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta oficial acusa al alcalde de priorizar el Alarde discriminatorio

VIENE DE LA PÁGINA 1 La brecha que separa en Irún a partidarios y detractores de que las mujeres disfruten del acto más significativo de las fiestas sin limitaciones ha vuelto a reabrirse. Interior resolvió el pasado viernes, conforme a la Ley de Seguridad Ciudadana, fijar la partida del desfile tradicional -en el que la mujer sólo puede participar como cantinera-, a las 7.20. Buen retrasó entonces la salida del Alarde municipal a las 9.45. La Junta del desfile oficial no se resigna a ver cómo su desfile, el que ampara el Ayuntamiento, se ve relegado a un segundo plano. "La distribución de horarios", insistió ayer, "prioriza un Alarde discriminatorio y posiblemente ilegal sobre el integrador, municipal y legítimo". Sus dardos alcanzan directamente al máximo representante municipal. "El alcalde, una vez más se ha posicionado a favor de la fuerza y no del derecho y la justicia". No son los únicos. IU, que ha abanderado la defensa de la igualdad desde que surgió el debate, realizó un llamamiento al pueblo de Irún para que no siga "el mal ejemplo de su alcalde" y respete "de forma estricta todas las normas que regulan la convivencia en las distintas ordenanzas municipales". En lo único que coinciden todas las partes es en apelar al espíritu festivo para disfrutar del acto sin contratiempos. El Alarde, con el que se conmemora la batalla de los iruneses contra las tropas francesas en 1522, no sirve por sí solo para unir a los vecinos. El alcalde, consciente de que "las resoluciones no satisfacen plenamente a ninguna de las dos partes", tuvo que apelar al respeto para que "el talante irunés se desborde por nuestras calles con la alegría y fraternidad que siempre le han caracterizado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de junio de 1999