Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

12.000 MIR inician una nueva huelga hospitalaria que mantendrán hasta el viernes

Sanidad propone incluir un examen en el decreto de convalidación de especialidades

Unos 12.000 médicos internos residentes (MIR) volvieron ayer a la huelga hospitalaria en todas las comunidades autónomas en protesta por el proyecto de real decreto que elabora el Gobierno para convalidar la especialidad a facultativos que no han realizado la oposición MIR, la única vía legal desde 1984. Pese a que el Ministerio de Sanidad se comprometió a endurecer el acceso con un examen de conocimientos para todos los médicos especialistas sin el título oficial (Mestos), los MIR han decidido mantener la huelga hasta el viernes porque consideran que la propuesta es "demasiado vaga".

El seguimiento de la protesta de los MIR fue mayoritaria en todos los grandes hospitales de las diferentes comunidades autónomas, en donde no se detectó ninguna anomalía en la asistencia médica. Según el Insalud, el 72% de los residentes de 29 de sus principales centros secundaron la huelga, rebajando la cifra al 69% en la Comunidad de Madrid. En Andalucía, la consejería de Sanidad cifró en un 55% el seguimiento, mientras que en los servicios de salud de Cataluña y el País Vasco los porcentajes oficiales oscilaron en torno al 90%. Por su parte, la Coordinadora Estatal de Médicos Internos Residentes (CEMIR) evaluó en un 85% la respuesta de los más de 17.000 residentes que hay repartidos entre los diferentes hospitales españoles. El proyecto de Sanidad abre una vía excepcional para conceder el diploma a los Mestos, facultativos que deberán acreditar un 150% del tiempo establecido en las especialidades que siguen los MIR. El Gobierno prevé que esto podría beneficiar a unos 3.000 médicos que trabajan bajo sospecha legal desde la aprobación en 1995 del nuevo Código Penal. La Administración se siente responsable de dar una solución a este colectivo porque fueron los propios hospitales públicos los que les contrataron en una época en la que las necesidades asistenciales eran superiores a las plazas MIR convocadas. Con los residentes en huelga, la coordinadora MIR se reunió por la tarde con el subsecretario de Sanidad, Enrique Castellón, quien se comprometió a incluir en el real decreto de convalidación de especialidades un examen de conocimientos obligatorio para todos los Mestos. El portavoz de la CEMIR, Juan José Tamarit, explicó que, si bien este ofrecimiento está en la línea de sus reivindicaciones, "la propuesta es demasiado inconcreta como para que ahora desconvoquemos la huelga". Castellón insistió en que Sanidad no puede retroceder más en sus planteamientos, "porque si no dejaríamos de solucionar el problema", apuntó. Los Mestos mostraron ayer mismo su disposición a realizar dicha prueba. Su portavoz, Antoni Gallego, aseguró: "Nosotros no nos hemos negado nunca a un examen porque tenemos muy claro que nuestra capacitación nos va a permitir afrontarlo sin problemas". Sanidad explicará el próximo martes en qué consistirá el examen de acceso a la especialidad, del que Castellón descarta que vaya a ser semejante al que se aplica a los MIR, porque éste, además de generalista, no sirve para calificar ya que su función es de corte para repartir las plazas ofertadas cada año. El subsecretario se reunirá hoy con los máximos responsables de la Organización Médica Colegial (OMC) y de la Comisión Nacional de las Especialidades para perfilar el tipo de prueba que se exigirá. El presidente de la OMC, Ignacio Sánchez Nicolai, adelantó que su postura es favorable a realizar un examen por especialidades para evaluar los conocimientos de los Mestos. Trámite de audiencia Una de las novedades en las negociaciones Sanidad-MIR es que a partir de ahora el diálogo sobre el proyecto gubernamental no será bilateral. Es decir, la CEMIR pasa a ser un órgano más de consulta dentro del trámite de audiencia por el que pasará la próxima propuesta de real decreto del Ministerio de Sanidad. Castellón afirmó que "en el siguiente contacto con los residentes les enseñaremos el nuevo proyecto de real decreto, y estaremos atentos a sus observaciones". Esto significa una ruptura de fondo de las negociaciones tal como hasta ahora estaban establecidas. Desde Sanidad se considera que la convocatoria de la huelga -que ven oportunista por ser en época de elecciones- no permite la continuidad de un diálogo fluido. Los MIR se enfrentan ahora a tres días más de huelga que presumiblemente retrasarán seriamente las consultas externas y las operaciones concertadas. Ayer no se produjo ningún incidente gracias a que los médicos adjuntos asumieron el trabajo de los residentes y a que los MIR cumplieron los servicios mínimos. Para hoy están previstas diferentes manifestaciones en lugares como Barcelona y Valencia. Las asambleas se reunirán por la mañana y luego se manifestarán por las calles de diferentes ciudades. La CEMIR ha convocado para el próximo viernes, en Madrid, una manifestación a nivel nacional. El presidente del Colegio de Médicos, José Luis Zamarriego, pidió ayer "más flexibilidad" a los residentes a la hora de llegar a un acuerdo con Sanidad. Sin embargo, tanto Zamarriego como Sánchez Nicolai recordaron a Sanidad que no renuncian a que el futuro real decreto sea más riguroso a la hora de certificar la experiencia profesional de los médicos para que les sea convalidada su especialidad. En este sentido, Zamarriego propuso que las certificaciones vayan avaladas por las comisiones de docencia de los hospitales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de junio de 1999