Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 13-J

Indignación en el PSOE e IU por el uso que Aznar hace de la reunión con los terroristas

El reconocimiento explícito del presidente del Gobierno, en plena campaña, de que su Gabinete ha establecido contactos directos con ETA suscitó ayer duros reproches por parte del PSOE e IU. Los socialistas responsabilizan a José María Aznar -que afirmó que los socialistas deberían avergonzarse por acusarle de electoralismo- de explotar el proceso de paz en beneficio propio a cinco días del 13-J, y culpan al Gobierno de haber aireado el inicio del diálogo con la banda terrorista. "Quien ha filtrado los contactos no es alguien que quiera de verdad que el proceso de paz termine con éxito", sentenció el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia. Más duro, el líder de IU, Julio Anguita, denunció que Aznar ha engañado a la militancia del PP y a la sociedad por haber dicho que "no se podía negociar con ETA" cuando lo estaba haciendo.

"Ya sabemos que la gaviota de Aznar vuela bajo, pero le pedimos que haga un esfuerzo y no utilice el proceso de paz en su provecho", dijo Joaquín Almunia al comentar las declaraciones que el día anterior había hecho el presidente del Gobierno admitiendo contactos con ETA. El secretario general socialista había sido informado en su momento por Aznar de la reunión del Ejecutivo con la organización terrorista, y Almunia se lo comunicó a su vez a Felipe González. Desde entonces, los socialistas mantenían absoluta discreción. De ahí su enojo por las declaraciones de Aznar. "Quien ha filtrado los contactos, quien ha tirado la primera piedra, no es alguien que quiera de verdad que el proceso de paz termine con éxito". Ésta fue la primera reacción de Almunia. Hasta que el lunes se confirmaron los contactos con ETA, ni pública ni privadamente había habido controversia entre el PP y el primer partido de la oposición. El jefe del Ejecutivo informó a Almunia de la existencia de esa reunión muy poco después de producirse, según reconoció ayer el dirigente socialista. No fue una información copiosa, pero en aquel momento se consideró "suficiente". Después, Almunia trasladó la conversación con Aznar a unos pocos dirigente del PSOE, entre ellos Felipe González. Los socialistas se resisten a airear la información que les brinda el Gobierno en su línea habitual de no hacer comentarios sobre el conocimiento que tienen del proceso de paz. Desde esa perspectiva, Almunia eludió comentar la aseveración de la víspera de Felipe González de que ha habido "más de un contacto". A Almunia se le preguntó, en la sede de su partido en Madrid, si acaso el ex presidente seguía teniendo información de "los servicios secretos". Guardó silencio unos segundos y respondió: "Yo le informé a Felipe González de la información que me dio José María Aznar sobre ese contacto". A los socialistas no les gusta que el Gobierno y el PP hayan metido el proceso de paz en la campaña del 13-J. Y no creen en las razones que ha dado el ministro del Interior, Jaime Mayor, para hacer público el contacto con la banda. Ayer mismo, Mayor aseguraba en Barcelona que la reunión con ETA tuvo "carácter exploratorio e indagatorio" y matizaba que Aznar reveló su existencia para "terminar con una posibilidad de especulaciones en cadena que se empezaban a producir" y para que estos contactos "no sean utilizados en un momento determinado por quien no debe utilizarlos". Pero Almunia entró de lleno al criticar tanto el tiempo como las formas con que Aznar utilizó esta cuestión el lunes desde una tribuna electoral. "Aznar mostró en Badajoz que no resiste la tentación de utilizar y convertir el proceso de paz en motivo de interés partidista", dijo Almunia. "Ya sé que la gaviota de Aznar vuela bajo, pero le pido que haga un esfuerzo en este tema y no lo utilice". A continuación vinieron los reproches por el comportamiento del PP cuando estaba en la oposición. El PSOE no puede olvidar que el partido que ahora gobierna "rompió consensos" al mostrarse siempre atento a cualquier paso que pudiera dar el Ejecutivo socialista tanto hacia la reinserción de los presos de ETA como en los contactos con la banda.

González: "Es preocupante"

En esta misma línea, el ex presidente Felipe González, de campaña en Almería, no pudo evitar ayer remontarse tres años atrás, cuando él gobernaba. Se preguntó cómo se hubiera comportado el PP si los socialistas hubieran hecho algo así. Y añadió: "Yo creí que no iban a utilizar en campaña electoral el fin de la violencia y el proceso de paz. Es tan preocupante que mejor es no comentar nada más". Pero las palabras duras contra Aznar estaban por llegar. Fue en Mérida. A Julio Anguita no le había preguntado nadie. Salió duro y un punto indignado contra el presidente y el ministro del Interior, a los que acusó de mentir a la sociedad y de haber azuzado a sus votantes "en el odio y la irracionalidad". "Hace 48 horas se nos dice que el Gobierno ha mantenido contactos con ETA. Las primeras palabras son para los votantes del PP", empezó Anguita. "Ellos han sido engañados y azuzados en el odio y la irracionalidad. Públicamente han negado que la tregua existiera, mientras en privado Mayor aseguraba a los diputados que la tregua era definitiva". Lo que le duele a Anguita es que lo que ha hecho Aznar es lo que IU "ha defendido siempre: aplicar el punto 10 de Ajuria Enea. O sea, que el Gobierno sabe que ETA ha abandonado las armas, porque si no, ¿cómo puede negociar?". Y no debe negociar, recordó, sobre temas políticos. Con un tono de amarga ironía, subrayó: "Y pensar lo que hemos tenido que oír de ellos y de sus militantes por pedir el diálogo, la negociación... Y mentían, porque, mientras nos decían estas cosas, estaban negociando". En un rapto de indignación, clamó: "[El PP] no es una organización seria. Más dignidad, más sentido de Estado, más mesura, más honestidad. No se puede estar azuzando el odio y la venganza. Ténganlo en cuenta los militantes del PP y del PSOE. Han vendido a sus militantes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de junio de 1999