Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El INE modifica el cálculo del PIB y el déficit público para adaptarlo a criterios comunes europeos

Los datos de Contabilidad Nacional referidos al primer trimestre de 1999, que se publicarán el 23 de junio por el Instituto Nacional de Estadística (INE), serán calculados con la nueva metodología del Sistema Europeo Contable (SEC-95), que afectará a la medición del producto interior bruto (PIB) y del déficit público, informó ayer la presidenta del INE, Pilar Martín-Guzmán. La nueva metodología, que está siendo adoptada por todos los países de la Unión Europea para homogeneizar los criterios de medición macroeconómica, será aplicada por primera vez en España a los datos que se conocerán en junio y obligará al INE a una revisión hacia atrás de las series trimestrales de Contabilidad Nacional, que afectará a variables como el PIB anual, el déficit y la deuda pública. Con respecto al déficit, la repercusión será indirecta, ya que esta partida se mide habitualmente en términos de PIB. El SEC-79 seguirá utilizándose para criterios como la medición de la aportación española al presupuesto europeo.El subdirector general de Cuentas Anuales del INE, Mariano Gómez del Moral, señaló que la nueva metodología incluye tanto la aplicación de fuentes estadísticas más completas como el cambio de conceptos. Entre las primeras destacó la introducción de normas más específicas sobre enseñanza, sanidad, servicios domésticos, alquileres, hostelería, juego y reparación, y una mayor precisión sobre el efecto de las instituciones financieras y las estadísticas en la industria, construción y servicios. La variable "empleo" considerará aspectos como el número de horas trabajadas.

Con respecto a los "cambios conceptuales", destacó el abandono del concepto "consumo privado y público", utilizado por Economía en los Presupuestos Generales, por el de "gasto en consumo final", que se dividirá en consumo de hogares, de administraciones públicas y de instituciones sin fines de lucro. Por otro lado, señaló que se ampliará el concepto "formación bruta de capital" (inversión) a partidas como el gasto informático en programas de ordenador (antes incluido en consumo intermedio), prospecciones mineras, inversiones militares, objetos valiosos (joyas y obras de arte) y originales artísticos y literarios.

Esa metodología supondrá una nueva definición del consumo de capital fijo (incluirá las infraestructuras públicas), arrendamientos financieros, seguros, y la introducción del concepto de "renta mixta", relacionados con la producción generada por trabajadores autónomos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de junio de 1999