Restricciones a la prensa

Los turcos se suelen vanagloriar de contar con un riguroso sistema legal, heredado de las solemnidades del Imperio Otomano. No en vano, los partidos islamistas, o pro-kurdos, son siempre ilegalizados de acuerdo al más escrupuloso procedimiento constitucional.Pero el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha expresado en al menos dos ocasiones sus dudas sobre la "independencia e imparcialidad" de los Tribunales de Seguridad del Estado, la jurisdicción antiterrorista, en la que toma asiento un juez militar.

El juicio de Abdalá Ocalan en la isla-prisión de Imrali también arroja sombras sobre otros dos principios esenciales de la justicia: juicio público y asistencia letrada. La agencia oficial de noticias Anatolia y la televisión estatal TRT son los únicos medios de comunicación que pueden difundir información desde la propia sala. El resto, una docena entre reporteros locales y extranjeros, debe esperar al término de cada sesión para enviar sus crónicas a su regreso al puerto de Mudanya, donde decenas de periodistas les esperan para poder contrastar la versión oficial de la vista.

Más información

Los abogados de Ocalan, por su parte, han denunciado que las autoridades no les permiten comunicarse libremente con su cliente. Unos hombres enmascarados, supuestamente miembros de los servicios de seguridad, asisten a sus reuniones con el procesado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de junio de 1999.

Lo más visto en...

Top 50