Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zaplana asegura en un mitin en Orihuela que sólo el PP puede sanear el río Segura

De Orihuela, a Zaplana le gustan hasta las manifestaciones. Junto al maloliente e insalubre Segura, rodeado de militantes y miles de mosquitos del río, el candidato del PP a la presidencia de la Generalitat centró anoche su mitin en los problemas de La Vega Baja y, sobre todo, en su compromiso por sanear el río. Zaplana aseguró que sólo el PP puede solucionar este problema. Los maestros opositores de 1997, que no han podido acceder a una plaza definitiva por desconocer el valenciano, recibieron al presidente con pancartas y una sonora pitada. Con ellos, Zaplana también se comprometió.

MÁS INFORMACIÓN

La concentración de docentes le vino al pelo al candidato popular para renovar su compromiso electoral de no permitir discriminaciones por cuestiones lingüísticas. Zaplana se comprometió ante los manifestantes a arbitrar medidas para evitar que su desconocimiento les impida ejercer su profesión sin seguridad, y aprovechó para dejar claro que se trata de un problema heredado de la Administración de Joan Lerma "que el PP tendrá que resolver". Si el recibimiento con pancartas reivindicativas le gustó en esta ocasión al presidente, la despedida le sorprendió. Zaplana estaba en una de las tradicionales plazas fuertes del PP, granero de votos que el partido intenta mantener pese a los escándalos político-financieros de los últimos cuatro años, y el final de su discurso lo protagonizó un castillo de fuegos artificiales con el que le obsequió el candidato a la alcaldía, José Manuel Medina. El mitin de Orihuela, celebrado en un parque público, prometía, por mensaje y por morbo: el que tenía comprobar qué papel desempeñaría en el acto el ex consejero, ex alcalde y ex presidente local del partido, Luis Fernando Cartagena. Y quien lo fue todo en el pueblo y en la comarca de La Vega Baja hasta hace unos meses, se limitó al papel de mero espectador. No fue en primera ni en segunda, sino ocupando una discreta plaza en tercera fila, entre el resto de la militancia y alejado de los que siguen dirigiendo el partido, donde Cartagena aplaudió las intervenciones. Y en Orihuela, el candidato tenía que hablar del Segura, y lo hizo ratificando delante de los más perjudicados por su estado el compromiso sorpresa de la precampaña. "El río lo arreglaremos nosotros, por que si no no lo arregla nadie", dijo en la recta final de un discurso en el que enfatizó: "Quiero que me lo recordéis, porque quien os habla, síndico portador de la enseña del Oriol [un cargo honorífico de especial significación en Orihuela] se compromete hoy y aquí a sanear el río Segura, y dentro de cuatro años hablaremos porque ya está bien de tomar el pelo y ésto se tiene que solucionar". El presidente de las Cortes Generales, Federico Trillo, participó también en el mitin, pese a que muchas voces en la ciudad veían su comparecencia como una visita provocadora, ya que el diputado no recibió a los miles de manifestantes que acudieron en mayo a Madrid para exigir el saneamiento del Segura. "Aquí estoy, con la mano tendida y dispuesto a cumplir con mi obligación y mi corazón. En el PP cumplimos y ya hemos asumido el compromiso de sanear el río", dijo Trillo. Tanto Zaplana como Trillo y Medina insistieron en que "sólo" un gobierno de signo popular ha sido capaz de integrar Orihuela y La Vega Baja en la Comunidad Valenciana. Para ellos, antes de 1995 no ocurría así, "y esta comarca era considerada por los socialistas como una zona periférica de escaso interés", recalcó Zaplana. El alcalde, José Manuel Medina, fue más incisivo en este mensaje: "La Comunidad Valenciana empieza en los mojones del reino y no en Guardamar, como creían los socialistas". El munícipe destacó los cerca de 15.000 millones de pesetas que la Generalitat ha invertido en Orihuela en esta legislatura, y en un discurso plagado de metáforas señaló que ese esfuerzo ha servido "para alimentar a un municipio que tenía hambre de ver su patrimonio histórico en todo su esplendor, y hambre de educación". Fue el segundo tema de la noche: la Universidad Miguel Hernández, que ha establecido uno de sus principales campus en Orihuela. También Zaplana dedicó buena parte de su mitin posterior en Elche a reivindicar la paternidad del centro académico. "En ésto también he cumplido, y los ciudadanos lo saben y por eso volverán a apoyarnos", señaló. En el capítulo de críticas a sus oponentes socialistas, el candidato del PP pidió a Antoni Asunción que clarifique su mensaje cuando se refiera a Terra Mítica: "Porque un día dice que es un negocio ruinoso y por eso hemos implicado a las cajas, y al siguiente asegura que se trata de un buen negocio para nuestros amigos. Que se aclare".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 1999

Más información

  • El candidato centró su discurso en su compromiso con la descontaminación del cauce