Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canarias paralizará dos años la concesión de licencias de construcción turística en Lanzarote

El Gobierno de Canarias que preside Manuel Hermoso dio ayer luz verde al proyecto de moratoria turística para la isla de Lanzarote que paralizará durante dos años la concesión de nuevas licencias de construcción. Con este decreto, que tiene carácter cautelar, el Ejecutivo autónomo pretende frenar el "deterioro irreversible" que pesa sobre la isla a consecuencia del crecimiento desproporcionado de la oferta de alojamiento en relación con las limitadas infraestructuras existentes.En estos momentos, en Lanzarote hay edificadas unas 60.000 plazas turísticas

Además de las plazas existentes, se han otorgado ya autorizaciones para 13.975 nuevas camas, a las que no se aplicaría el decreto de paralización de licencias al haber sido concedidas antes de su entrada en vigor, según confirmó ayer el portavoz del Ejecutivo autónomo, Esteban Morales.La moratoria turística, que no afectará a las licencias para rehabilitación de inmuebles para su uso en turismo rural, surgió a propuesta del propio Cabildo de Lanzarote -el gobierno de la isla- en marzo de 1998, al detectar el grave riesgo que supondría para el equilibrio del frágil territorio insular la aprobación de los 80.000 nuevos alojamientos contemplados en el Plan Insular de Ordenación del Territorio (PIOT).

La iniciativa aprobada ayer, que pretende establecer así un tiempo de reflexión para elaborar el modelo turístico que se desea para una isla que es Reserva de la Biosfera, ha provocado un amplio debate en el Archipiélago y ha movilizado a los colectivos sociales y culturales de la isla.

Una de las principales entidades que promueve la moratoria es la Fundación César Manrique, que vela por mantener vivo el espíritu del desaparecido artista conejero. Detractores

Sin embargo, la moratoria turística también cuenta con serios detractores: tanto los empresarios como los ayuntamientos se han enfrentado abiertamente al Cabildo, y su anuncio ha dado lugar a la presentación de una avalancha de peticiones de licencias -alrededor de 17.000- que, según el viceconsejero de Turismo, Juan Carlos Becerra, ha desbordado a los técnicos de la corporación insular.

Como ejemplo de esta desmesurada fiebre constructora, Esteban Morales precisó ayer que "no existe la sensación de que se vaya a frenar el desarrollo turístico de Lanzarote", ya que frente a las 13.977 licencias ya otorgadas, el número de autorizaciones concedidas en las islas de Tenerife y de Gran Canaria para este año no superan las 3.802 y 3.500 respectivamente.

Hasta ahora, los numerosos recursos presentados por los empresarios y la propia indecisión de la Administración regional han impedido que la moratoria turística haya podido aplicarse, por lo que la decisión de ayer del Consejo de Gobierno viene a dar un definitivo impulso a su aplicación.

[En estos momentos, en el sector de la construcción de la isla de Lanzarote trabajan miles de trabajadores contratados, en muchos casos, fuera de la isla e incluso en la Península por la escasez de mano de obra local.

La demanda de materiales destinados a la construcción es también muy elevada y las empresas constructoras ubicadas en Lanzarote se disputan las producciones de las compañíaslocales con tanto afán que, a menudo, acaban en disputas.

También el consumo de cemento se ha disparado. Sólo este año, el consumo de este producto para la construcción se ha incrementado en un 30%.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de mayo de 1999

Más información

  • El Gobierno regional aprobó ayer el proyecto de moratoria en las edificaciones de la isla