Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pleno busca soluciones al ruido que genera un centro comercial

El Ayuntamiento de Madrid celebró ayer su último pleno ordinario antes de las elecciones. Fue inusualmente rápido (duró menos de cuatro horas, cuando lo normal es que se prolongue más de seis). Los concejales se empeñaron en resolver un problema acústico que ha llegado con la nueva oferta comercial en Carabanchel: el estruendo que meten los 150 camiones que diariamente, según relató el concejal socialista Joaquín García Pontes, cargan y descargan en la calle, a las cinco de la madrugada, junto a la remozada plaza de toros. Todos estos camiones dejan sus mercancías en el Hipercor del nuevo centro comercial integrado de Vista Alegre. García Pontes exigió que "la carga y descarga se realice dentro del centro, y no fuera, que está prohibido". El concejal de Obras, Juan Antonio Gómez-Angulo, del PP, reconoció que hay "un problema" y prometió solucionarlo.Una vecina que había acudido al pleno gritó desesperada: "Pero díganos qué va a hacer para evitar esto; y a usted, alcalde, le propongo que venga a Carabanchel, a mi casa, a las cinco de la mañana". José María Álvarez del Manzano ordenó a la mujer que se callara y atendió su queja: "Pido al concejal de Obras que la solución no sea larga para que los vecinos no sufran mucho".

Discutir sobre el tráfico

Otro punto caliente que se discutió ayer fue el del tráfico que circulará por las futuras radiales de peaje que promueve el Ministerio de Fomento. Estas carreteras servirán, en un futuro, y según el concejal de Urbanismo, Ignacio del Río, para aliviar la presión de las carreteras nacionales a la entrada de la capital. Para el concejal socialista Eugenio Morales, las nuevas radiales de peaje no sólo no servirán para descongestionar las carreteras nacionales, sino que, a la larga, contribuirán más al embotellamiento general. "En el 2006, según los cálculos del Ministerio de Fomento, y no los míos, estas radiales estarán ya en marcha, y entonces habrá por las calles de Madrid 300.000 coches más. Me gustaría a mí que me explicaran dónde se van a meter".

Julián Rebollo, concejal de IU, pidió algo que lleva demandando desde hace dos años: "Que el Ayuntamiento recupere los 15.000 metros cuadrados de zona verde de los que se han apropiado unos vecinos de Aravaca que viven en la urbanización de La Rinconada". El concejal de Urbanismo le recordó que el juez había dictado a favor de los vecinos, pero Rebollo insistió: "Pues que se recurra otra vez; no puede ser que los jueces den la razón a esos señores. ¡Que se vaya al notario! ¡Que se vaya quien sea! Pero no es justo que unos pocos disfruten de lo que es de todos". Y acabó el pleno. Los concejales se reunirán el 30 de junio, durante 10 minutos, para disolver este Consistorio. Entonces será la verdadera despedida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 1999