Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hospitales de Pennsylvania pagarán la donación de órganos

En medio de un interminable debate ético, los hospitales del estado norteamericano de Pennsylvania ofrecerán 300 dólares (unas 45.000 pesetas) a las personas que autoricen la donación de los órganos de familiares fallecidos. En un país con eternas listas de espera por el bajo nivel de donación, esta medida es la primera que de alguna forma recompensa a quienes colaboren en la política de transplantes. Para evitar que el incentivo pierda su carácter altruista y se convierta en una fuente de ingresos para familiares con pocos escrúpulos, las autoridades sanitarias obligarán a que el dinero se destine a la cobertura de los gastos funerarios del fallecido.Según el diario The New York Times, la iniciativa del estado de Pennsylvania puede violar las leyes que regulan el transplante de órganos. Aunque los políticos locales lo presentan como un estímulo para fomentar las donaciones, el gobierno federal estudia el texto de la ley para bloquearlo si considera que ha ido demasiado lejos. Es la primera experiencia conocida en la que la donación de un órgano recibe una recompensa económica legal.

Sectores médicos críticos con esta iniciativa vaticinan un aumento inmediato de la donación de órganos en familias pobres, lo que desequilibra aún más un sistema sanitario como el norteamericano, inclinado siempre en beneficio de los ricos. Los más escépticos plantean incluso el temor de que la remuneración haga que las familias de los fallecidos oculten información sobre su historial médico que pueda ser perjudicial para el receptor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 1999