El 'Puppy' del Museo Guggenheim Bilbao cambia los pensamientos por flores de verano

Las plantas retiradas se regalaron a los visitantes a cambio de la entrada

Puppy (cachorro), la escultura cubierta de flores del artista Jeff Koons instalada al aire libre en el acceso al Museo Guggenheim Bilbao, ha cambiado los pensamientos que le daban color desde los meses de otoño por una combinación de flores de verano. Begonias, alegrías, petunias, lobelias y claveles chinos recubrirán a partir de mañana la figura con forma de perro terrier, de más de 12 metros de altura. Las plantas retiradas se regalaron ayer a los visitantes, a cambio de que mostraran la entrada al museo.Puppy se sostiene sobre una estructura metálica. Sobre este armazón la vida de las plantas está garantizada por una capa de tierra, protegida por tela verde, dotada de un sistema de riego interno. En este manto, convenientemente agujereado, se entierran cerca de 50.000 plantas cada temporada hasta recubrir por completo la figura. Hoy la tierra será abonada y comenzará la colocación de las nuevas variedades.

Koons diseñó una serie de esculturas de flores con forma de animales. Antes de llegar a Bilbao en octubre de 1997 para la inauguración del Guggenheim, Puppy estuvo instalado en los jardines del castillo de Arolsen, en Alemania, y ante el Museo de Arte Contemporáneo de Sidney. La colocación de Puppy en Bilbao fue recibida con reticencias y comparada con la decoración de los jardines de Disneylandia. Koons pidió que la obra no fuera protegida con vallas porque quería que el público la quisiera. Lo ha conseguido: decenas de personas se fotografían cada día ante Puppy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de mayo de 1999.

Lo más visto en...

Top 50