Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Batalla entre peritos en el juicio contra Jacques Hachuel

En la segunda sesión del juicio oral contra Jacques Hachuel por presuntos delitos fiscales, estafa y falsedad, los inspectores de Hacienda María del Carmen Bermúdez y Ángel Parrondo declararon que las sociedades Variations International y Martolinas fueron utilizadas por el financiero para obtener indebidamente devolución de impuestos sobre el valor añadido y eludir el pago del impuesto de sociedades, respectivamente. El fraude total asciende a unos 698 millones de pesetas, entre unos y otros conceptos.

Variations, por ejemplo, fue utilizada, según los inspectores de Hacienda, para conseguir indebidamente la devolución de las cantidades que Hachuel desembolsaba por IVA en la compra de obras de arte que formaron parte de su colección privada. Martolinas, explicaron los inspectores, fue instrumentalizada para eludir el pago del impuesto de sociedades.

Según los inspectores, ambas sociedades carecían de actividad real, por lo que no podían invocar el derecho a obtener las ventajas fiscales de las que se beneficiaron. Martolinas, por ejemplo, contabilizó obras en el chalé que Hachuel disfrutaba en la calle de Peguerinos, en Puerta de Hierro, Madrid, para uso personal, beneficiándose así de ventajas fiscal.

Hachuel y otro de los acusados, Ángel Izquierdo, fueron defendidos por peritos de parte, llamados a declarar por sus defensores. Felipe Alonso, que fue subdirector de Hacienda hasta 1989, y Pedro Marín, dijeron que las sociedades siempre realizan actividades empresariales y que ambas empresas lo habían hecho, siendo indiferente el volumen y la cuantía de esas operaciones. Según los inspectores, éstas eran más bien simbólicas. Ambos expertos dijeron que las cuentas eran limpias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de abril de 1999