Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los profesores Dahl y Sartori temen que Occidente no sea capaz de integrar a nuevas minorías culturales

La inmigración de nuevas minorías étnicas y culturales "es un problema de creciente importancia" en los países industrializados, advirtió el catedrático Robert Dahl, de la Universidad de Yale. El problema es tanto más grave, agregó Giovanni Sartori, profesor italiano de la Universidad de Columbia, que "esas masas están siendo incapaces de adaptarse a la cultura del país anfitrión". El reto que para Occidente, y especialmente para Europa, supone la creciente inmigración de ciudadanos musulmanes y africanos fue uno de los ejes del debate que protagonizaron ayer Sartori y Dahl sobre El futuro de la democracia en el madrileño Círculo de Bellas Artes. El encuentro había sido organizado por el Círculo de Debates del Grupo PRISA y la editorial Taurus, que el año pasado publicó el libro Homo videns. La sociedad teledirigida, de Sartori, y ahora acaba de sacar de la imprenta La democracia.Una guía para los ciudadanos, de Robert Dahl.

A la discusión, moderada por el catedrático Fernando Vallespín, asistieron unos 40 oyentes, entre los que figuraba el Príncipe de Asturias; la presidenta del Senado, Esperanza Aguirre; el candidato socialista, José Borrell; el secretario de Estado de Cultura, Miguel Ángel Cortés; el secretario general de la Casa del Rey, Rafael Spottorno; el ex vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra; el ex ministro de Educación José María Maravall, y un grupo de políticos y de profesores de universidad españoles.

Fue Diego López Garrido, presidente de Nueva Izquierda, quien primero preguntó si la democracia podía seguir subsistiendo "cuando deja de haber homogeneidad social". Dahl le contestó que era necesario "explorar sistemas electorales que faciliten una mejor integración de diversos grupos sociales", pero Sartori resaltó que "africanos y musulmanes" plantean problemas específicos y llegó a calificar a sus culturas de "enemigas".

El abogado Antonio Garrigues lamentó la "ferocidad" de la cultura occidental a través de los medios de comunicación, "casi todos americanos", y preconizó establecer un "nuevo diálogo multicultural" como solución al actual problema de integración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de abril de 1999