Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El parricida de Bilbao permanece bajo tratamiento psiquiátrico

El padre que mató a su hijo de cuatro años el pasado domingo en Bilbao asestándole más de 15 puñaladas continuaba ayer ingresado en el hospital de Basurto bajo vigilancia policial. José Miguel H. M., de 31 años, se encerró con el pequeño Gaizka en una habitación de su casa, en el barrio de Txurdinaga y acabó con la vida del menor de sus dos hijos. El parricida, que está en tratamiento psiquiátrico, trató de suicidarse después con el mismo arma, sin conseguirlo. La Ertzaintza le trasladó a Basurto para que fuera atendido de heridas que presentaba en el abdomen en las muñecas. El padre, que ya había intentado terminar con su vida en otras ocasiones, tuvo que permanecer ayer bajo tratamiento de tranquilizantes, ya que su estado psíquico era "muy malo, estaba muy alterado", según señalaron fuentes hospitalarias. La Ertzaintza no pudo confirmar si el estado de salud del parricida posibilitó que el juez le tomara declaración, tal y como estaba previsto. Durante el día, una patrulla de la policía vasca vigiló el pabellón del centro hospitalario. Ayer, le fue practicada la autopsia al niño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de abril de 1999