Discriminación

¿Actuaba la Comisión dimisionaria al servicio de los enemigos de Europa? La amenaza de imponer a Francia una fuerte sanción en caso de no autorizar el trabajo nocturno de las mujeres en la industria, presenta una vez más a Bruselas con el aspecto de una Europa antisocial, de una Europa que despoja a los Estados de su soberanía. (...) La responsabilidad no está donde se cree. No está en Bruselas, sino en París. (...) En 1976, preocupados por promover la igualdad entre mujeres y hombres en el trabajo, el Consejo aprobó una directiva solicitando a los países miembros la supresión (...) "de toda discriminación basada en el sexo". Era un magnífico avance. Hoy, 20 años después, a pesar de haber participado activamente en la concepción de esta directiva, Francia no parece dispuesta a respetarla. (...) En el origen de este bloqueo se encuentra el rechazo de los sucesivos gobiernos franceses a extraer todas las consecuencias del principio de igualdad. Hay una evidente discriminación. Para suprimirla existen dos vías. La primera es la prohibición absoluta tanto para hombres como para mujeres del trabajo nocturno, algo impracticable. (...) La segunda vía, más sencilla, necesita de un cierto coraje: consiste en levantar la prohibición a las mujeres para trabajar durante la noche. (...) Una sola decisión no conduce a la regresión social si se acompaña de (...) la introducción de compensaciones. (...) Francia, de nuevo, se ha retrasado. Para Martine Aubry es una excelente ocasión para demostrar que la igualdad entre sexos, el progreso social y Europa no son incompatibles. ¡Al contrario! , 23 de abril

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de abril de 1999.

Lo más visto en...

Top 50