Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía pide la pena de muerte para el líder kurdo Ocalan

Una vez concluida la resaca de las elecciones la atención pública turca ha regresado a la asignatura pendiente que preocupa a Turquía: el juicio contra el enemigo público número uno, Abadlá Ocalan. La fiscalía del tribunal de seguridad del Estado de Ankara solicitó ayer oficialmente la pena de muerte "por traición y amenaza a la integridad territorial de Turquía", para el líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Tres fiscales han redactado un informe de 125 páginas fruto del interrogatorio al que ha sido sometido el líder kurdo desde su captura en Kenia el pasado mes de febrero. El documento se une a los preparativos legales que deben completarse antes del 30 de abril, fecha en la que previsiblemente comenzará el juicio. "Turquía nunca ha sido testigo de un juicio democrático y en esta ocasión no será diferente", afirmaba el líder del Partido Democrático del Pueblo Kurdo (Hadep) Osman Ozcelik en una entrevista concedida EL PAÍS el pasado 13 de marzo.

Mientras, en la localidad de Cizre, al sudeste del país, las autoridades han declarado el toque de queda. Diez mil personas salieron ayer a la calle para manifestarse en contra de un resultado electoral que otorga la alcaldía al representante de la formación de centroderecha Partido de la Madre Patria (Anap). Un resultado que la población califica de pucherazo, al no haber resultado ganador el candidato del Hadep, que tradicionalmente cuenta con una mayoría de votos en las principales ciudades de esta zona del país.

Con sólo un 5% sobre el total de sufragios, Hadep se ha quedado una vez más a mitad de camino para conseguir representación nacional en el Parlamento turco. Esta barrera no impide que este partido continúe siendo el más votado en el este del país, donde hasta ahora siempre ha conseguido el control de ciudades tan importantes como Diyarbakir, que cuenta con más de un millón de habitantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de abril de 1999