Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alerta por la subida de la vivienda

Barcelona< / ciudad>

El ministro de Fomento, Rafael Arias-Salgado, pidió ayer a las comunidades autónomas y ayuntamientos que pongan suelo en el mercado como forma de combatir la inflación que origina este sector. El ministro, que presidió en Barcelona la inauguración de la undécima edición de Construmat, dedicó parte de su discurso a alertar del peligro que para el conjunto de la economía y el empleo supone el incremento del precio de la vivienda.

La subida de precios en este subsector alcanzó un 7,4% el pasado año, dijo Arias Salgado, debido a los aumentos de los costes de materiales y de la mano de obra, por un lado, y de la falta de suelo, por otra.

El Gobierno, aseguró el ministro, ha hecho todo lo que estaba en su mano promulgando la ley del suelo; a partir de este momento tienen que ser los ejecutivos autónomos y los municipios los que pongan en el mercado el suelo que evite el incremento de coste de la vivienda, ya que "un incremento excesivo puede dar al traste con el dinamismo de la economía y del empleo en España".

Arias Salgado vaticinó que 1999 sería un buen año para la construcción y sugirió que los incrementos de actividad alcanzarían un 7%, pero pidió a los constructores que eviten un "aprovechamiento" del buen momento de la demanda de la ausencia de competencia internacional en el subsector de la vivienda.

El consejero de Política Territorial del Gobierno catalán, Pere Macias, se alineó con el ministro en la petición a los municipios de que pongan más suelo en manos de los constructores. Macias afirmó que los ayuntamientos deberían dejar de sacar al mercado suelo por el método de subasta y hacerlo por el de concurso, ya que, en su opinión, la subasta sólo consigue incrementar la inflación y disparar los precios para los consumidores.

l presidente del certamen, Josep Blanchart, afirmó que el sector debe prepararse para evitar "improvisaciones" ante un posible cambio de ciclo que no cree que se produzca antes del año 2000. Blanchart expresó sus dudas sobre si la demanda podrá seguir absorbiendo el fuerte ritmo de la oferta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de abril de 1999