Día 15

LOS REFUGIADOS

Macedonia. Miles de deportados desaparecen sin dejar rastro de un campo improvisado en Blace. Otros miles son trasladados a la fuerza por policías y soldados macedonios a otro campo y a la vecina Albania. Al otro lado de la frontera, en Kosovo, también desaparecen misteriosamente miles de huidos que esperaban a entrar en Macedonia.Kosovo. Belgrado sella con minas la frontera de Kosovo con Albania.

Bruselas. La UE decide recoger a los refugiados enfermos y a los que deseen abandonar la zona.

Ginebra. Kofi Annan, secretario general de Naciones Unidas, equipara la limpieza étnica de Kosovo con los peores crímenes contra la humanidad.

Más información
Serbia sella sus fronteras y obliga a regresar a Kosovo a todos los que tratan de escapar
Parte de la ayuda internacional enviada a Tirana ha desaparecido

LA REPRESIÓN

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Bruselas. La OTAN da cuenta de ejecuciones masivas y campos de concentración para albanokosovares en Yugoslavia. En algunos casos, familias enteras fueron quemadas vivas.Washington. El Departamento de Estado identifica a nueve altos responsables militares serbios como presuntos autores de crímenes contra la humanidad.

Londres. Refugiados escapados a Londres relatan la represión sufrida. "A mi familia le dieron tres minutos para salir de casa", dice uno de ellos.

Skopje. Llegan a la capital de Macedonia Jon Sistiaga y Bernabé Domínguez, los dos periodistas de Tele5 detenidos cinco días antes por los serbios en el puesto fronterizo de Blace.

LOS BOMBARDEOS

Pristina. El ataque aliado causa estragos en el centro de Pristina, donde, según Belgrado, murieron al menos nueve personas. Los aviones destruyen una columna de blindados en Kosovo, primer ataque a un objetivo móvil.Montenegro. Tras varios días de tranquilidad, Podgorica, la capital montenegrina y otras ciudades de esta república se convirtieron en objetivos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS