Un senador popular denuncia al Estado por "indefensión" de las familias de Melilla aisladas por la alambrada

Carlos Benet, senador del Partido Popular (PP) por Melilla, ha denunciado ante el Juzgado a la Administración central por "desprotección e indefensión" de las familias españolas que han quedado aisladas por la valla del perímetro fronterizo entre la ciudad autónoma y Marruecos.Benet criticó la actuación "soberbia y prepotente" del delegado del Gobierno, Enrique Beamud, por tender la alambrada fronteriza "sin avisarlo por escrito a los inquilinos de Villa Los Abuelos".

El senador popular presentará además la próxima semana una queja al Ministerio del Interior por el "maltrato dispensado a estos ciudadanos y contribuyentes españoles".

Por su parte, el vicepresidente primero de la ciudad autónoma, Juan José Imbroda, realizó un llamamiento al Gobierno central para que se abra de nuevo la vía del diálogo y la negociación con los inquilinos de esa zona.

Imbroda reprochó el "uso de la fuerza" por parte de la Delegación del Gobierno, lo que ha llevado, a su juicio, a una situación "esperpéntica".

Benet también pidió ayer a la Delegación del Gobierno que retire las viviendas públicas a los once jefes de servicio que trabajan para la Administración periférica del Estado "porque cobran bastante y en la ciudad hay mucha escasez de casas".

En su conferencia de prensa, Benet se mostró partidario de "anular los privilegios" de estos altos cargos y apuntó que sólo entiende la concesión de viviendas públicas en aquellos casos en los que primen "cuestiones de seguridad", como ocurre con el propio delegado gubernamental o los responsables de los cuerpos y las fuerzas de seguridad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El parlamentario dijo que esos inmuebles podrían dedicarse a los pisos tutelados para la atención de menores o mujeres maltratadas que viene reclamando la ciudad autónoma debido a la falta de plazas en los centros existentes.

Además, Benet solicitó que se aplique "exactamente" la nueva Ley Orgánica de Funcionamiento de la Administración General del Estado (LOFAGE), de modo que se favorezca el ascenso de los funcionarios de carrera y desaparezcan los nombramientos "a dedo" de cargos políticos.

"Gobierne quien gobierne", añadió el senador, "deben mantenerse en los mismos cargos a funcionarios y no a políticos que cambien según la opción que triunfe en las urnas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS