Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
aulas

El "nuevo" campus sevillano no tiene segura la financiación

Primero habrá que buscar financiación y después del 2000 empezar a construir. Esta es la previsión temporal que hacía ayer el vicerrector de Infraestructura de la Hispalense, Antonio Quijada, ante los planes de expansión y modificación del campus que la Universidad debate estos días. La Hispalense pretende trasladar varias titulaciones a otros edificios ante la falta de espacio en los que se alojan y construir otros nuevos. Pero, ¿de dónde saldrá el dinero par todo ello? "El problema es la financiación de esos traslados aunque gran parte está contemplado en el convenio marco de infraestructuras que se firmó con la Consejería de Educación en 1997, así pues la financiación está asegurada entre comillas", explicó ayer Quijada, quien afirmó que en aquel acuerdo se habló de una cantidad "que rondaba los 10.000 millones de pesetas". El vicerrector cree que las últimas previsiones de la Universidad no elevarán mucho esta cifra "que sólo fue orientativa y no compromete mucho a nadie". Quijada señaló que para adaptar el edificio blanco (antiguo Ingenieros Industriales) que albergará Informática y Estadística se han presupuestado 1.000 millones. El acuerdo firmado en 1997 con la Consejería preve sólo 200. Diferencias El vicerrector reconoció que el traslado de Ciencias de la Información al Pabellón de EE UU en La Cartuja llevará consigo un equipamiento "caro", 2.000 millones, y otros tantos si se lleva Educación a la isla. La Consejería no ha querido pronunciarse hasta ahora sobre la financiación de los planes de la Hispalense. El acuerdo marco de colaboración firmado con la Universidad incluía las siguientes actuaciones: clínica odontológica; construcción del complejo de CC de la Información y de la Educación en la Cartuja; adaptación de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros; adaptación de Informática y Estadística; construcción de un aulario para Arquitectura y de nuevas sedes para uno o dos centros de los que actualmente están en la Fábrica de Tabacos, en San Fernando.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de marzo de 1999