Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONCE reclama derechos sobre 48 emisoras de Blas Herrero

Uniprex, la empresa que gestiona las emisoras de radio propiedad de la ONCE, informó ayer de que "ha emprendido las acciones necesarias en diferentes comunidades autónomas para hacer valer sus derechos sobre las 48 emisoras cuya propiedad se atribuye a Blas Herrero, aunque nunca han sido gestionadas por él, sino por esta cadena de radio a través de sus distintos formatos".El comunicado se produjo después de que EL PAÍS diera cuenta, ayer, de que había comprobado el envío, al menos, de una solicitud a la Junta de Andalucía para que se entreguen a Uniprex las emisoras vinculadas al empresario Blas Herrero, que el jueves pasado dimitió como vicepresidente de Onda Cero y que ha estado asociado a dicha cadena durante ocho años. La empresa propietaria de las emisoras de la ONCE declara desconocer "los motivos que han llevado al Sr. Herrero a presentar ahora su dimisión, una actitud que sólo puede entenderse con la intención de afectar negativamente en el actual proceso de venta , o a una nueva manifestación que responde a otros intereses contrarios al proyecto de Uniprex, SA, o sencillamente, como comparsa de intereses de terceros".

Uniprex asegura haber cumplido "en su totalidad" los términos de los contratos firmados con Blas Herrero. Y añade: "Uniprex no ha respondido a los intentos de presión de Blas Herrero durante los últimos años, ni lo hará en el futuro, y ha sido tolerante con los reiterados incumplimientos y deslealtades que ha venido poniendo de manifiesto especialmente a través de los medios de comunicación".

"La situación de la cadena es de absoluta normalidad y tranquilidad, siguiendo el desarrollo del proceso de venta en el que se encuentra la empresa", asegura la nota, que resta importancia a la dimisión de Blas Herrero, porque ésta "podría haberse producido de igual forma si, tal como manifiesta Blas Herrero, venía manteniendo desde hace tiempo discrepancias con la dirección".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 1999