Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los observadores internacionales salen de Kosovo ante posibles bombardeos

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) ordenó ayer a sus 1.400 observadores destacados en Kosovo que abandonen inmediatamente la región tras el fracaso de las conversaciones de paz en París y ante el peligro, cada día más cierto, de un ataque de la OTAN contra Serbia. La mayor parte de los países occidentales ha dado también instrucciones a su personal diplomático en Belgrado para que abandone la ciudad. Los observadores internacionales saldrán de Kosovo antes de que termine el día de hoy. Treinta y ocho de ellos permanecerán en Skopje (Macedonia) por si fuera necesario su regreso a Kosovo. Estas medidas confirman el dramatismo que ha alcanzado la situación en Yugoslavia después de que la delegación serbia en París se negase a firmar el acuerdo de paz, a pesar de que sí lo hicieran los albanokosovares. El presidente Bill Clinton se reunió ayer con representantes del Congreso para discutir los planes de ataque. Un portavoz norteamericano anunció que los bombardeos sobre posiciones serbias serán "muy pronto". Los representantes de la OTAN se reunieron ayer para analizar la situación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 1999

Más información

  • La OTAN tiene previsto atacar las posiciones serbias "muy pronto"