Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

120 coralistas de España, Italia y Francia intercambian experiencias en Tolosa

La construcción de Europa asienta también sus bases en el intercambio cultural. Un total de 120 jóvenes de coros de Francia, Italia y España se reúnen hasta el próximo sabado en Tolosa en un encuentro organizado dentro del programa Comenius de la Unión Europea que persigue potenciar los proyectos interescolares de los países que la integran y fomentar el trabajo en común y el conocimiento mutuo. Los coralistas extranjeros, que conviven con familias vascas, ofrecerán junto a sus anfitriones cinco conciertos en Guipúzcoa.

"La construcción de una gran nación europea tiene que asentarse también en la cultura". Ésta es la filosofía que preside las actuaciones del programa Comenius que encabeza Amadeo Scutiero, el director de la Scuola Media G. Devoto e Scuola Populare di Musica di Testaccio de Roma. Hace dos años, las tres corales -además de la citada, la francesa Yvetot y la tolosarra Laskorain- se reunieron bajo la dirección de la coral italiana para analizar la música popular de cada país. Con los frutos de su trabajo solicitaron una prórroga del proyecto, en el que participa el Centro de Iniciativas de Tolosa,organizador del Certamen Internacional de Masas Corales de esta localidad, que les fue concedida. El resultado es esta experiencia musical que se centra sobre todo en el intercambio profesional de los docentes. De hecho, las ayudas económicas de la UE financian la puesta en común de métodos didácticos de enseñanza, según dijo ayer Scutiero. Pero los participantes en este proyecto persiguen un objetivo más ambicioso: el conocimiento del canto popular en Europa a partir de las identidades regionales y lenguajes comunes de los distintos países, que se ha convertido en el lema del encuentro. Por eso los alumnos son parte esencial de un programa que en el fondo busca también el intercambio cultural más efectivo, el humano. Los 80 integrantes de las corales de Italia y Francia conviven durante estos días con familias de Tolosa y para el próximo año se prevé la visita del coro Laskorain a Roma. Mientras tanto, estos jóvenes, con edades comprendidas entre los 10 y los 15 años, ensayan para preparar el primer concierto conjunto que ofrecerán hoy en el Liceo Santo Tomás de San Sebastián. Mañana actuarán en la ikastola Txantxiku de Oñati y el viernes, en la iglesia San Francisco de Tolosa. El responsable del coro francés, Jean Joël Duchesne, destacó ayer el interés público por el contenido de estos conciertos. Sus pupilos interpretarán obras de Francis Poulenc y Gian Baptista Pergolese, entre otras composiciones. El coro italiano pondrá sus voces al servicio de piezas de Bela Bartok y Bruno Moretti. Pero también abordará Atxa Mitxa, de Javier Busto. La coral anfitriona presentará un programa con obras de Mokoroa, Enrique Ugarte, Jesús Guridi y Jean Sibelius, entre otros autores. Y las tres agrupaciones interpretarán el Addio Risaia, de Marco Tirso; Entre le boeuf et I´âne gris, de Lallement e Izar ederra, de Francisco Escudero: todo un mestizaje musical que une a tres culturas a partir de la diversidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 1999

Más información

  • La reunión se enmarca dentro de un programa de la Unión Europea