Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renault decide negociar la compra del 35% de Nissan para ser el cuarto grupo automovilístico

El grupo automovilístico francés Renault ha formalizado la oferta para entrar en el japonés Nissan. El presidente de la entidad, Louis Schweitzer, presentó la oferta a su consejo de administración y, aunque no ha transcendido con detalle, Renault, controlada en un 44,2% por el Estado, prevé adquirir en torno a un 35% de Nissan. La prensa nipona sitúa ese porcentaje en el 36,75%, lo que supondría un desembolso de 5.400 millones de euros (unos 900.000 millones de pesetas). La unión crearía el cuarto grupo mundial con 4,8 millones de coches vendidos. Nissan informó que acepta negociar un acuerdo que pueda estar cerrado a finales de este mes.

La alianza Renault-Nissan, que va por buen camino, se situaría por detrás de General Motors, Ford y Toyota en la clasificación mundial y justo delante de Volkswagen. Sería, además, la tercera operación de este tipo en los últimos 12 meses tras el acuerdo de fusión de la alemana Daimler-Benz con la estadounidense Chrysler y la adquisición de la división de automóviles de la sueca Volvo por parte de la también estadounidense Ford. Como en los casos anteriores, el acuerdo Renault-Nissan busca incrementar la rentabilidad de ambas empresas y hacer frente a la competencia derivada del exceso de producción en el sector.El Grupo Nissan lleva algunos meses en busca de un socio financiero para resolver sus problemas económicos y ha estado negociando con la recién constituida Daimler-Chrysler hasta la semana pasada. La ruptura de las negociaciones dejó al grupo francés como único candidato a entrar en el capital de Nissan.

Renault aliviará los apuros financieros de la marca japonesa, cuyas acciones ganaron ayer en Bolsa un 4,2%, y obtendrá a cambio un buen aliado para retornar al mercado de Estados Unidos y fortalecer sus posiciones en Asia y América Latina.

Portavoces del Gobierno de París, propietario del 44,2% del capital de Renault y presente en su consejo de administración, confirmaron ayer que el grupo francés "ha propuesto adquirir una parte importante de su capital". La empresa, cuya acción cayó un 5,08% en la Bolsa de París, emitió un comunicado en el que afirma estar "convencida de las ventajas que puede reportar una alianza estratégica entre Renault y Nissan. En consecuencia, propone a Nissan emprender una negociación en exclusiva sobre las condiciones de esta alianza que comprendería, fundamentalmente, una participación de Renault del orden del 35% en Nissan".

Protagonismo estatal

En círculos industriales del sector se ha barajado también la posibilidad de que Nissan adquiera una participación de Renault cuando solvente sus problemas financieros. Sin embargo, la negativa del Estado francés a deshacerse de su parte en Renault puede haber echado por tierra la posibilidad de un cruce accionarial en porcentajes equitativos entre ambas sociedades. En ese sentido, el ministro de Finanzas francés aseguró el lunes pasado que la alianza de Renault con Nissan no afectaría al capital estatal en el grupo francés.

Por su parte, Nissan informó que acepta negociar "en exclusiva" con Renault la venta de una parte de su capital y cerrar un acuerdo antes de finales de mes. El presidente y director general de Nissan, Yoshikazu Hanawa, precisó que la negociación planteada incluye la entrada del fabricante galo en Nissan Diesel, filial de camiones de la marca japonesa. La operación cuenta también con el apoyo del Gobierno de Japón, según dijo ayer el ministro de Industria y Comercio Internacional (MITI), Kaoru Yasano. "Debemos acoger favorablemente las participaciones extranjeras en nuestras empresas", afirmó Yosako para disipar los recelos a que la segunda marca japonesa quede en manos de europeos.

Por su parte, el comité central de empresas (CCE), que representa a todos los trabajadores del Grupo Renault, decidió reunirse ayer con carácter de urgencia en Bolugne-Billancourt, al oeste de París, para analizar las consecuencias de la alianza y poder dar pronto su respuesta al plan.

En la parte francesa, las dudas y reticencias descansan, sobre todo, en las cuantiosas deudas acumuladas por el grupo japonés. A expensas de las demandas concretas de Nissan, todo parece indicar que Renault no comprometerá su firma en el proyecto de alianza antes de conocer el estado pormenorizado de las cuentas de la marca japonesa. La deuda bruta, estimada en 33.000 millones de euros, debe ser actualizada antes de finales de mes cuando la sociedad japonesa cierre sus cuentas. Otro punto clave en la negociación se refiere al peso que adquirirá Renault en los órganos de dirección de Nissan.

Entrada en EEUU

Nissan y Renault son compañías de dimensiones muy similares y complementarias. Las ventas del fabricante japonés ascendieron a 46.040 millones de euros en 1998 que corresponden a 2.567.878 vehículos, mientras que el francés vendió 2.209.327 vehículos y facturó 37.180 millones de euros. Mientras Renault vende un 25% del total en Francia y hasta el 50% en Europa occidental, Nissan coloca en Japón el 40% de su producción y un 25% en América del Norte. Renault produce un 60% de sus vehículos en Francia. Nissan fabrica un porcentaje similar en Japón y el resto en 20 países.

Los accionistas de Nissan son bancos y aseguradoras japonesas entre las que destaca Dai-ichi Mutual (5,6%), Fuji Bank (4,6%), Industrial Bank of Japan (4,3%) y Nippon Life (4,2%). Renault está controlada por el Estado francés, el fondo estadounidense Templeton (4,9%) y sus trabajadores (4%). Nissan tiene 137.201 trabajadores en todo el mundo y Renault 138.32.

El constructor francés abandonó Estados Unidos en 1987 tras una experiencia poco alentadora de la mano de American Motors, el fabricante de los populares Jeep. Con Nissan tendrá una segunda oportunidad. La firma japonesa tiene un 4% del mercado de EEUU, donde es el sexto fabricante tras GM, Ford, Daimler-Chrysler, Toyota y Honda, y vende tres veces más (621.520 vehículos en 1998) que Volkswagen. Tiene también fábricas en Canadá y México, donde controla un 20% del mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 1999

Más información

  • La firma japonesa, fuertemente endeudada, espera cerrar un acuerdo antes de que acabe marzo