Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIOLENCIA EN EUSKADI

La juez ordena prisión incondicional para los etarras Polo y Etxebarria

La juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios ordenó ayer prisión incondicional, sin fianza y comunicada, para Sergio Polo, Txomin, y Kepa Etxebarria, los dos presuntos miembros liberados (a sueldo) del comando Donosti de ETA que fueron detenidos en la madrugada del pasado miércoles en San Sebastián. A ambos, que tras prestar declaración ante ella fueron trasladados a la cárcel madrileña de Valdemoro, la magistrada les acusa de pertenencia a banda armada y asesinato.Con Polo y Etxebarria ya son diez los detenidos en distintas operaciones de las fuerzas de seguridad en la última semana que se encuentran en presidio. El sábado ingresaron en él los siete etarras legales (no fichados por la policía) arrestados también por su relación con el mencionado grupo y Dolores Txapartegi, concejal de HB, que se halla en el centro de Soto del Real (Madrid) y que reconoció ante la juez que efectuaba labores de enlace con ETA. Mikel Egibar, el undécimo arrestado, al que se imputa haber ejercido la misma misión que Txapartegi, comparecerá hoy ante Palacios.

A Polo, entre otros delitos, se le acusa de haber participado en el asesinato del guardia civil Emilio Castillo, en 1993, en San Sebastián, así como en el del comandante Luciano Cortizo, en León, en 1995, mediante el uso de una bomba-lapa en su coche. En la primera acción resultó herido de gravedad el agente Victoriano Álvarez. En la segunda, Beatriz, hija de la víctima.

A su vez, Etxebarria abandonó su domicilio tras el atentado de 1997, en Rentería (Guipúzcoa), contra Juan José Baeza, funcionario de la prisión donostiarra de Martutene, que recibió un balazo en el cuello.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de marzo de 1999