Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 'picasso' desaparece de un lujoso yate atracado en Niza

Busto de mujer, el cuadro que Pablo Picasso pintó en 1938 inspirado en su amante Dora Maar, ha desaparecido misteriosamente del fantástico yate Coral Island, atracado en el puerto Vauban de Antibes, cerca de Niza. Aunque la noticia trascendió ayer, el robo de esta tela, valorada en más de mil millones de pesetas, se produjo, según la denuncia, "entre el domingo y el jueves pasados", mientras el Coral Island permanecía en el denominado muelle de los millonarios, a la espera de algunas reparaciones.Propiedad de un desconocido hombre de negocios saudí que lo adquirió en Nueva York por siete millones de dólares (1.050 millones de pesetas), Busto de mujer compartía las suntuosas paredes del salón de honor del Coral Island con otras obras del mismo autor malagueño y con telas de Matisse y de grandes pintores contemporáneos, pero es la única que ha sido robada.

Además de probar, por enésima vez, el peligro que entraña siempre la Costa Azul, el robo del picasso plantea en este caso los riesgos derivados de la extravagancia que lleva a los millonarios a pasearse por el mundo cargados de obras de arte con las que deslumbrar a sus selectos invitados.

En su denuncia a la policía, la sociedad saudí propietaria del Coral Island ha sido incapaz de precisar la fecha exacta de la desaparición del Busto de mujer, dato que parece avalar la ausencia de una verdadera vigilancia sobre la obra. El capitán y los 12 marineros del lujosísimo yate que navega bajo bandera de las Bahamas, permanecen retenidos por la policía judicial de Niza, encargada de investigar el asunto.

Golpe de suerte

Dado lo indeterminado de la fecha del robo, y a expensas de las declaraciones de la tripulación, los expertos creen que sólo un golpe de suerte permitiría recuperar el cuadro en los próximos días. Un golpe de suerte como el que hizo posible, en septiembre del pasado año, localizar en un barco atracado en Saint-Laurent-du-Var al monet y al sisley que unos días antes habían sido robados del Museo de Bellas Artes de Niza, en complicidad con el conservador de la entidad. "Para recuperar la pista de las obras robadas, muchas veces hay que armarse de paciencia y esperar a que el cuadro vuelva a salir al mercado o a que los malhechores se pongan en contacto con las aseguradoras para intentar negociar", han indicado agentes de la policía judicial de Niza.Sus palabras las dicta la experiencia. En la Costa Azul se producen cada año tres o cuatro robos de obras de arte. Los especialistas parecen haberse concentrado sobre esta área, que reúne buen número de cuadros prestigiosos tanto en museos como en particulares. Óleos de Chagall, Modigliani, Degas, Pissarro y otros picassos han desaparecido en los últimos años en esa zona, en la que se concentra gran número de galerías de arte.

Según la sociedad propietaria, el conjunto de la colección del Coral Island iba a ser mostrado próximamente en Nueva York.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de marzo de 1999