El pintor Antonio de Felipe da otra vuelta de tuerca al arte pop en Cádiz La galería Benot expone la obra en pequeño formato del artista

En Cádiz ostenta aún el récord de asistencia a una exposición: alrededor de medio millón de personas visitaron hace dos años su exposición Lo + Pop. [EN] Ahora, Antonio de Felipe (Valencia, 1965) expone simultáneamente en la galería Levy de Madrid, donde rinde homenaje a Velázquez, y en la gaditana Benot. En ambos espacios, De Felipe insiste en la línea que le dio a conocer desde los primeros años de la presente década, cuando decidió conjugar lemas y logotipos mediáticos con íconos del arte clásico, el cómic o el audiovisual.

"Sigo trabajando desde el punto en que se quedó la serie The symbol collection", comenta el pintor, "pero, aunque me gusta que el público vea una continuidad, esto no es la segunda parte de Lo + Pop. Las exigencias de una sala comercial son diferentes a las de una exposición de 200 cuadros". Uno de los principales atractivos de la nueva muestra es sin duda lo asequible de sus precios, desde las 15.000 pesetas de la serie dedicada a los ángeles hasta las 600.000 de la obra original en formato mayor. "Así son los principios del arte pop, que cualquier tipo de público pueda adquirir su cuadro. Es una incongruencia que la famosa serigrafía de Andy Warhol con el rostro de Marilyn se convierta en el cuadro más caro de la historia", afirma. Entre las figuras familiares que ilustran los nuevos cuadros de De Felipe, conviven Las Meninas y Popeye, Tintín y Bambi, el vaquero de Marlboro y Panama Jack. Al término de la muestra de la galería Benot, cuya clausura está prevista para el 22 de marzo, De Felipe viajará a Hamburgo para participar en una muestra colectiva junto a nombres cimeros del pop, como Wesselman, Mel Ramos, Alex Jhons o Andy Warhol, entre otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de marzo de 1999.