Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Justicia anula 40 títulos nobiliarios obtenidos con datos falsos

El Ministerio de Justicia anulará cuarenta títulos nobiliarios obtenidos con certificados con firmas falsas de sacerdotes responsables de parroquias, en virtud de una sentencia de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, por la que se condena a dos abogados expertos en genealogía.En la sentencia se indica que deberán anularse, por no haber sido conseguidos de forma correcta, los títulos de los ducados de Baños, de Salas y de Villafranca, y de San Juan.

Los marquesados que deberán anularse, en virtud de esta sentencia, son los de Sala de Partinico, de Serrezuela, de Clarafuente, de la Cañada Hermosa de San Bartolomé, de las Torres de Rada, de Vivanco, de Negreiros, de Mozabamba del Pozo, de Guisa, de Castañeda de los Lamos, de Aguiar, de Crespano, de Sotoflorido, de Campo Alegre, de Poveda de la Sierra, de la Real Confianza, de Torregrosa, de Villarica de Salcedo, de Rubira, y de Torres Gines.

También deberán anularse los condados de Trivento, de Avelino, de Colle, de Villavix, de San Miguel de Carma, de Avilés, de Mola, del Valle de Mena, y de Casablanca; los vizcondados de la Villa Palenciana de Montalvo de Camero Viejo, de Espartinas; las baronías de Calonge, de Paradinas, de Hovorst, y de Alasquer; y el almirantazgo de Nápoles.

Todo queda en casa

Uno de los condenados, Francisco López-Solé y Martín de Vargas obtuvo varios titulos nobiliarios para su familia, que no le correspondían utilizando medios ilícitos: para su esposa Pilar Paloma de Casanova y Barón, el ducado de Baños, los condados de Trivento y de Avelino y la baronía de Calonge; para su hijo Álvaro, el ducado de Sala, el marquesado de Sala de Partinico, los condados de Colle y de Villavix y el almirantazgo de Nápoles; para su hermana, el ducado de Villafranca; y para su padre, el marquesado de Serrezuela.

El condenado Fernando González Doria y Durán de Quiroga, no solo cambió su nombre, sino que obtuvo con medios ilícitos el marquesado de Clarafuente, que no le correspondía. Gracias a la gestión de uno de los condenados, Fernando Gutiérrez de Calderón y Scpardinui Andreu obtuvo los títulos nobiliarios de marqués de las Torres de Rada y de Mozabamba del Pozo, y de conde de Avilés.

La sentencia de la Sala Penal del Tribunal Supremo no declara probado que intervinieran los condenados en el marquesado de Poveda de la Sierra que solicitó Tristán de Figueroa y Melgar, atribuyendo la tramitación a una persona declarada en rebeldía. Para obtener este marquesado se crearon partidas de nacimiento que no correspondían con la realidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de febrero de 1999