Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ejecutado tras un juicio sumarísimo un coronel palestino acusado de rebelión

El coronel de las fuerzas de seguridad palestinas Ahmed Atiya Abu Mustapha fue ejecutado ayer de un tiro, después de que un tribunal militar de Gaza lo declarara culpable de los delitos de secuestro, violación de un niño de seis años e incitación a la rebelión contra la Autoridad Nacional Palestina.La sentencia se ejecutó hacia las dos de la madrugada del jueves al viernes -sólo un día después de su detención- en la prisión central de Gaza, ante la presencia de algunos ministros del Gobierno autónomo y parlamentarios del Consejo Consultivo, después de que el presidente Yasir Arafat se negara a indultar al convicto.

Ésta es la tercera ejecución sumarial que lleva a término la Autoridad Nacional Palestina, desde que hace tres años se hiciera cargo del Gobierno. Las otras dos sentencias a muerte, dictadas también contra otros miembros de la policía palestina, fueron ejecutadas el pasado 30 de agosto, después de que un tribunal castrense les considerara culpables del asesinato de dos militantes del partido gubernamental Al Fatah.

El coronel ejecutado ayer, Ahmed Atiya Abu Mustapha, responsable de un destacamento policial en la frontera con Israel, había secuestrado el pasado 19 de agosto, en el campo de refugiados de Khan Yunis -49.680 habitantes-, a un niño de seis años de edad mientras jugaba en la calle con unos amigos.

El suceso no pasó desapercibido para los vecinos de Khan Yunis ni para sus propios familiares, quienes por temor a una represalia no se atrevieron a denunciar al coronel ante las autoridades. La situación de impotencia acabó provocando una explosión de indignación popular en el campo de refugiados, que se tradujo en innumerables pintadas en las paredes de las casas con el nombre del coronel, en las que se pedía además que se le condenara a muerte.

La denuncia popular no fue escuchada al principio por las autoridades, por lo que los vecinos de Khan Yunis optaron por sublevarse, salir a la calle, incendiar coches, neumáticos y acosar a la policía palestina con piedras, creando así una oleada de protesta que amenazó con extenderse a las otras localidades de Gaza, donde, desde hace meses, se critican los abusos de la policía de Yasir Arafat.

La situación acabó obligando a las autoridades a enfrentarse al problema. En poco menos de un día, el coronel fue arrestado y juzgado en un procedimiento sumarial que apenas duró una hora. La sentencia le condenaba a 15 años de trabajos forzados por los delitos de violación y rapto, a los que se le sumó la pena de muerte por el cargo de incitar a la rebelión contra la Autoridad Nacional Palestina, al hacérsele responsable de los desmanes cometidos por los vecinos.

La falta de garantías procesales en el juicio del coronel Abu Mustapha y la manera en que se han desencadenado los hechos ha provocado la preocupación y la protesta de las organizaciones de derechos humanos palestinas, que temen que este tipo de procedimientos puedan ser utilizados por las autoridades para reprimir a los opositores políticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de febrero de 1999

Más información

  • El condenado violó a un niño de seis años