Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nacionalistas vascos votan en Vitoria como un bloque aun sin pacto oficial

La alianza nacionalista funcionó ayer en el Parlamento vasco como una máquina aunque el lehendakari, Juan José Ibarretxe, no haya autorizado el pacto. La elección de los senadores y el debate sobre las víctimas del terrorismo, entre otros puntos, llevaron a los demás partidos a dudar de la sinceridad de Ibarretxe al condicionar el acuerdo con EH a que condene la violencia. "O Ibarretxe miente o el PNV actúa al margen de él", criticó la oposición. El PP, el PSE y UA no estarán en la ponencia sobre las víctimas de la violencia.

Aunque no existe de forma oficial un pacto de Gobierno, los nacionalistas vascos tienen un acuerdo de hecho que garantiza al Ejecutivo la mayoría parlamentaria. El sentido del voto de Euskal Herritarrok (EH), la marca electoral de Herri Batasuna (HB), fue ayer definitivo para que las tesis del PNV y Eusko Alkartasuna (EA) salieran adelante en todos los puntos del orden del día.La firme alianza se mantuvo incluso en una propuesta suscrita por la oposición y amparada en dos sentencias judiciales que obligan al pago al personal docente de un complemento de destino. La consejería de Educación quiere esperar a una nueva sentencia antes de comenzar el abono de las cantidades. Aunque Aurkene Astibia, su portavoz, dijo que no entiende por qué "hay que esperar otra sentencia para abonarlo", EH apoyó al PNV y EA contra el resto de los grupos.

El nivel de entendimiento de los nacionalistas ha llevado a la oposición a convencerse de que las declaraciones de Juan José Ibarretxe frenando la oficialización del apoyo de EH al Gobierno minoritario sólo son una "operación de maquillaje".

Fuentes de la dirección del PP declararon que "al PNV y a EA les interesa vender que oficialmente no pactan con EH porque no rechaza la violencia; sin embargo, la praxis diaria demuestra lo contrario. Sus acuerdos son evidentes en todos los temas y lo demás es puro maquillaje".

Los socialistas concluyeron que el lehendakari "miente" cuando niega que exista una alianza parlamentaria con la coalición abertzale. Su portavoz, Fernando Buesa, cree que "el pacto PNV-EA-EH está funcionando como un rodillo, sin consideración en las formas hacia la oposición".

La votación para la elección de los tres senadores de designación autonómica fue el primer retazo de lo que iba a ser la sesión parlamentaria. La postura de EH posibilitó que el PNV consiguiera que salieran sus dos candidatos, Joseba Zubia, y el ex consejero de Interior y ex viceconsejero de Seguridad, José Manuel Martiarena. Por parte del PP resultó elegida Ascensión Pastor, que contó con el apoyo de su grupo, de Unidad Alavesa (UA) y del PSE-EE.

EH se abstuvo en la elección de Martiarena, elegido con los votos del PNV -permanecerá dos años en el escaño y otros dos Inmaculada Boneta, de EA- y luego votó a favor de Zubia.

Un pacto de los nacionalistas que funcionó frente al acuerdo de los no nacionalistas, que posibilitó la elección de Pastor, quien también rotará con el socialista Miguel Buen.

Todos los partidos no nacionalistas, incluido Izquierda Unida-EB, apoyaron ayer la creación de una ponencia dedicada exclusivamente a las víctimas del terrorismo, pero los votos en contra del PNV, EA y EH tumbaron el acuerdo.

Tras el debate, el PP, el PSE y UA anunciaron que no participarán en la ponencia creada el miércoles en el seno de la comisión de Derechos Humanos porque "los nacionalistas están imponiendo un modelo de reconciliación con el que ni siquiera están de acuerdo las víctimas de ETA".

El PNV y EA coinciden en que esa ponencia tiene que dedicar la mayor parte de sus esfuerzos a los afectados por la violencia etarra, entre otras cosas porque son la mayoría. Pero, según explicó el portavoz de EA, Rafael Larreina, "se llama de la violencia porque el GAL y los que asesinaron a Lasa y Zabala no están reconocidos como terrorismo".

No obstante, también aceptarán a los "torturados", aunque discrepen profundamente de EH, partidaria de incluir hasta a quienes se sienten o se hayan sentido "discriminados por usar el euskera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de febrero de 1999

Más información

  • "O Ibarretxe miente o el PNV actúa al margen de él", dice la oposición