Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sol y Arena adjudicó "a dedo" las obras del Sector IV y del embalse en el campo de Dalías en 1993

,El presidente de la comunidad de regantes del poniente almeriense Sol y Arena, Pedro Mena, adjudicó en julio de 1993 unas obras de regadío financiadas por la Junta en un 40% a la empresa Tecniriegos S.A., meses antes de que saliera a concurso en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), en octubre de ese mismo año. Un documento firmado por Mena el 6 de julio de 1993 confirma la "capacidad técnica" de Tecniriegos para acometer el Plan de Modificación del Sector IV y Embalse Regulador con un presupuesto de 3.000 millones de pesetas.

Estos hechos, en plena guerra de poder existente en la comunidad de regantes entre la junta directiva encabezada por Mena y la comisión gestora dirigida por Juan Romero, afianzan las sospechas de esta última sobre un supuesto desvío de 1.000 millones de pesetas del que acusan a Mena. Los documentos aparecidos están aportados como pruebas en la querella presentada por la comisión gestora contra el presidente de Sol y Arena , admitida a trámite en noviembre del año pasado. En ellos el presidente de la comunidad de regantes confirma, a 6 de julio de 1993, que la ejecución de la obra de canalización en el poniente almeriense se ejecutaría por Tecniriegos. Meses después, el 21 de octubre de 1993, saldría el anuncio de convocatoria pública en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), donde se da de plazo hasta el 10 de noviembre a las empresas interesadas en presentar sus proyectos. La declaración firmada por Mena está ratificada por la Consejería de Agricultura y Pesca, que en el documento de propuesta de liquidación de las obras cita textualmente: "La comunidad de regantes Sol y Arena, con fecha 6-7-1993 y 10-11-1993 comunica a esta Delegación que las obras han sido adjudicadas a la empresa Tecniriegos por su presupuesto de contrata". Fuetes del sindicato agrario han señalado que el escueto margen dado para la presentación de proyectos "abortó" la intención de ofrecer los suyos a otras empresas. Estas mismas fuentes confirmaron "obstrucciones" para impedir que se fotocopiara el proyecto sacado a concurso, también redactado por Tecniriegos. La misma situación volvió a repetirse dos años más tarde, en 1995, cuando salieron a concurso las obras del Sector II de San Agustín, en El Ejido. "Fue entonces cuando la agrupación provincial de contratistas de obras de Asempal protestó mediante un escrito dirigido al presidente de la comunidad de regantes y a la Consejería de Agricultura, y consiguieron que el plazo fuera más amplio que en las obras anteriores, aunque también ganara Tecniriegos", explican miembros de COAG. Los hechos denunciados no demuestran relación directa entre el presidente de Sol y Arena y la empresa Tecniriegos, si bien confirman, según COAG, las sospechas de la comisión gestora: "Buscaron la empresa que se prestaba a inflar las partidas y las facturas". Actualmente el poder ejecutivo de Sol y Arena está dividido entre la junta directiva encabezada por Mena y la comisión gestora dirigida por Juan Romero, que desde el pasado 15 de diciembre se alzó con el poder en una sesión plenaria y bajo acta notarial. Desde entonces, la situación de la comunidad que integra a unos 5.000 regantes vive días de inestabilidad, ya que Mena no reconoce la capacidad ejecutiva de la gestora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de febrero de 1999

Más información

  • Mena seleccionó la empresa adjudicataria meses antes de publicarse el concurso en el BOP