Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PROCESO DE PAZ

El candidato rechaza centrar la pugna electoral en el nacionalismo

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, José Borrell, aseguró ayer en Badalona, ante 3.000 personas reunidas en un acto de apoyo de a la candidata a la alcaldía de este municipio, Maite Arqué, que los socialistas catalanes no deben "dejarse arrastrar en la trampa" de centrar el debate electoral en hablar "de las naciones", tal y como sucedió en el País Vasco en las elecciones del 25 de octubre. Tras asegurar que no mantiene discrepancias con el aspirante a presidir la Generalitat, Pasqual Maragall, aunque hayan expresado diferentes opiniones sobre el mantenimiento del Ministerio de Cultura y sobre otros asuntos relativos al autogobierno, José Borrell señaló: "Hay gente que quiere meternos el dedo en el ojo y buscar diferencias".

El debate electoral debe tener como objeto principal, a juicio de Borrell, los problemas cotidianos de la gente. "No hay que caer en la piel de plátano que nos ponen cada día para ver si resbalamos, no hay que morder el anzuelo sino hablar de los problemas del país". "Nadie como los socialistas catalanes han defendido la identidad de este pueblo sin utilizarlo como arma arrojadiza contra los demás", remachó el candidato del PSOE, que estuvo arropado por el primer secretario del PSC, Narcís Serra. El líder socialista destacó que sin el PSC la sociedad catalana sería "menos cohesionada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de febrero de 1999