Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CUENTA ATRÁS EN KOSOVO

EEUU anuncia planes de evacuación de Belgrado y envía aviones de combate

Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido han decidido evacuar progresivamente al personal "no esencial" de sus embajadas en Belgrado y a sus trabajadores humanitarios. La medida coincide con la decisión de la Casa Blanca de enviar 51 bombarderos adicionales a sus bases en Europa. El mensaje de EEUU al presidente yugoslavo, Slobodan Milosevic, es claro: si no da su brazo a torcer, va a sufrir un ataque aéreo como los que padece Sadam Husein.

"El incremento de la tensión se siente en el aire", dijo ayer un diplomático canadiense que saldrá hoy de Belgrado, junto a otros 11 colegas. Y aunque un responsable de la embajada británica en la capital serbia insistía ayer que es "una medida de precaución", lo cierto es que los tres países han recomendado a todos sus ciudadanos que residen en Yugoslavia que abandonen el país. Tensión en Belgrado y amenazas directas de EEUU a Milosevic que no son sólo verbales, ya que el Pentágono ha confirmado que podría aportar a una eventual acción militar contra el régimen de Milosevic un total de 260 aparatos. "Queremos colocarnos en la posición de poder llevar a cabo una operación aérea si ello es necesario", declaró en Seattle William Cohen, secretario de Defensa estadounidense.El Gobierno de Bill Clinton, sin seria oposición del Congreso o de la opinión pública, está jugando fuerte en el conflicto de Kosovo. Aunque británicos y franceses apadrinan directamente las conversaciones de paz de Rambouillet, en Francia, los norteamericanos quieren dejar claro que detrás de ellos y del secretario general de la OTAN, Javier Solana, está todo su poderío político y militar. De ahí la activa incorporación a las negociaciones de Madeleine Albright -que ayer transmitió el mensaje a Milosevic en una conversación telefónica y que mañana regresa a Francia- y el refuerzo de la aviación norteamericana en el Viejo Continente.

Listos para atacar

Los 51 aviones de guerra enviados por EEUU -12 cazas invisibles F-117, 10 EA-6B especializados en la guerra electrónica y 29 aparatos para repostar combustible en el aire- llegarán a Europa este fin de semana, según informó Cohen. El secretario de Estado dijo que el dispositivo militar estadounidense estará listo para atacar a mediados de la próxima semana. Los negociadores de Rambouillet tienen hasta el próximo sábado para llegar a un acuerdo.

Aunque Cohen se negó a dar precisiones, los refuerzos aéreos podrían actuar desde la base italiana de Aviano. Su envío, señaló la Casa Blanca, obedece al deseo de que Milosevic entienda con claridad que, en contra de lo que él parece pensar, EEUU y sus aliados de la OTAN están dispuestos a usar la fuerza para que acepte el plan de paz para Kosovo que le ha sido propuesto. La esencia de ese plan, según Washington, es la presencia en la disputada región balcánica de 28.000 soldados de la OTAN. El pasado sábado, Clinton anunció que EEUU contribuirá con 4.000 soldados a esa fuerza de mantenimiento de la paz. Según Washington, la mayoría albanesa de Kosovo está cooperando más en Rambouillet que los enviados del presidente serbio. "Los kosovares", dijo Cohen, "parecen dispuestos a alcanzar algún tipo de acuerdo, pero él [Milosevic], no. Así que vamos a poner en marcha fuerzas suficientes y prepararnos para una acción".

Los serbios, según Cohen, deben hacerse a la idea de que sufrirán "severas consecuencias" si rechazan la presencia en Kosovo de la fuerza de pacificación. James Foley, portavoz del Departamento de Estado, también empleó palabras duras. "Si es necesario emplear algún tipo de acción militar para obligar a Milosevic a actuar racionalmente, así lo haremos", dijo. Foley añadió que, desde el 30 de enero, Javier Solana está autorizado para desencadenar esa acción sin necesidad de consultar. Pero Solana, precisó Foley, "probablemente hablará con EEUU y otros aliados antes de ordenar los bombardeos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de febrero de 1999

Más información

  • Albright advierte personalmente a Milosevic