ACESA rebajará hasta un 66% los peajes entre Martorell y Sant Sadurní

La concesionaria de autopistas ACESA ha accedido a rebajar el precio de los peajes en la A-7, entre Martorell y Sant Sadurní d"Anoia, con reducciones de hasta el 66%. El acuerdo alcanzado con el consorcio Xarxa Viària, que agrupa a los municipios de la zona, prevé un precio único por kilómetro de 8,9 pesetas, sin IVA, independientemente del recorrido que se realice. La rebaja tendrá un carácter universal, pero los conductores deberán colocar un aparato en el parabrisas que hace que las barreras se levanten automáticamente.

El precio por kilómetro se ha obtenido sobre la base del recorrido completo hasta la salida de Vilafranca-Els Monjos. Así, el trayecto entre el acceso de Gelida y Martorell, por el peaje troncal, costará 170 pesetas, cuando el precio actual es de 385 pesetas. Entre Gelida y la salida de Martorell el precio será de 75 pesetas (ahora 220); entre Sant Sadurní d"Anoia y Martorell, por el peaje troncal, de 235 (ahora 385); entre Sant Sadurní y la salida de Martorell, de 140 (ahora 220), y, por último, el acceso de Martorell costará 150 (ahora 220). La rebaja más significativa, del 66%, será entre Gelida y el acceso de Martorell, mientras que la reducción menor, del 32%, se aplicará en el acceso de Martorell en dirección a Barcelona. Estos precios se aplicarán a todos los usuarios habituales de estos accesos, sin que sea necesario residir en la zona, y el sistema que se utilizará será un tele-tac, es decir, un aparato especial colocado en el parabrisas del vehículo y una tarjeta especial para los camiones, hasta que éstos puedan dotarse también de tele-tac, lo cual ahora no es posible. El aparato será facilitado por los bancos y las cajas de ahorro de las poblaciones que pertenecen el consorcio Xarxa Viària, que agrupa a siete ayuntamientos de la zona. Aunque el acuerdo podría aplicarse antes de dos meses, la empresa necesitará un tiempo de experimentación en torno a un año para los coches y dos para los camiones. Este tiempo es necesario para desarrollar por completo la instalación necesaria en los accesos de entrada y salida. Hasta entonces, los usuarios deberán facturar una cantidad mínima, que será de 1.000 pesetas mensuales en los accesos de Gelida y Martorell y de 1.500 pesetas en el de Sant Sadurní, que se contarán en un plazo de tres meses. No obstante, pasado el periodo de adecuación técnica, los mínimos serán eliminados. El tele-tac será personalizado, pero el mismo aparato podrá ser utilizado por dos vehículos diferentes; por ejemplo, los de una misma familia o una misma empresa. Una vez analizada la repercusión que tendrá la rebaja de precios en la facturación de ACESA, la concesionaria y el Ministerio de Fomento compartirán el coste de la rebaja. Aún no se ha definido en qué proporción ni tampoco a cuánto ascenderá la disminución de ingresos para ACESA, ya que también es previsible que se produzca un aumento de usuarios. El gerente de Xarxa Viària, Jordi Carrillo, mostró ayer su satisfacción por el acuerdo alcanzado con ACESA. Carrillo recordó que el acuerdo va en la línea de las demandas del consorcio, creado hace cuatro años. "Estábamos pagando el doble y el triple de lo que nos correspondía", señaló Carrillo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de febrero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50