Sevilla acoge dos versiones distintas y atrevidas del drama de Lorca "La casa de Bernarda Alba"

La casa de Bernarda Alba, la última obra que escribió Federico García Lorca, puede verse en Sevilla, desde ayer y hasta el domingo, en dos versiones distintas que comparten un deseo de ruptura con los montajes tradicionales. Calixto Bieito dirige la producción que se presenta en el teatro Lope de Vega y que cuenta con María Jesús Valdés y Julieta Serrano, entre otras. El montaje, en el que predomina la estética surrealista, es "un canto a la simplicidad". Territorio de Nuevos Tiempos (TNT) ofrece otra visión del drama en la que la represión hace a sus personajes deformes y que está dirigida por el sevillano Juan Dolores Caballero. A ambos directores les han colgado la etiqueta de enfant terrible.

La versión que firma Calixto Bieito, uno de los jóvenes directores españoles con más prestigio, resalta la parte surrealista del drama. El reparto de once actrices está encabezado por María Jesús Valdés, quien da vida a Bernarda, y Julieta Serrano, que encarna a Poncia. Desde ayer y hasta el día 21, el Lope de Vega acogerá uno de los espectáculos más osados de la temporada. "La sensualidad reprimida está latente en toda la obra. La escena se llena de vida, muerte, sexo e incluso religión hipócrita", comentó ayer María Jesús Valdés. Según la actriz, que volvió a los escenarios en 1991 después de un retiro de 34 años, la propuesta de Calixto Bieito está basada en la simplicidad. "En el escenario no hay nada, solo texto limpio, muy cercano al público. El surrealismo está presente en toda la obra, sobre todo en la cena en la que aparece una trapecista desnuda que, en un momento, está crucificada como símbolo de la opresión de la mujer", explica la actriz que interpreta una obra de Lorca por primera vez. "El director a humanizado un poco el personaje de Bernarda. En un momento la hace llorar. Ella es una mujer reprimida que repite los esquemas con sus hijas", asegura. "Mi trabajo ha sido el de reducir los elementos temporales que tenía el drama, he dejado el dolor de la mujer en estado puro", explica Juan Dolores Caballero, quien presenta su versión de La casa de Bernarda Alba en la sala de Territorio de Nuevos Tiempos, dentro del programa Sevilla a escena que ha organizado el Ayuntamiento de Sevilla. El lenguaje sin concesiones a la estética del director sevillano ha dado como resultado una obra mucho más corta que la original, en la que el movimiento escénico es muy importante y con una escenografía, de Antonio Sáseta, casi minimalista. "Mi propuesta habla del mundo ritual y religioso del sur. Aparece una religiosidad feroz que ha marcado la moral de los personajes, una moral que ellas mismas se autoimponen", explica el director quien ha dado el papel de Bernarda a un actor: Juan Luis Corriente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de febrero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50