El II Plan Andaluz de Salud invertirá 49.670 millones y se centrará en mujeres y ancianos

La esperanza de vida de los andaluces ha pasado, en el período 1992-1997, de 80 a 81 años en las mujeres, y de 73 a casi 75 años en los hombres. El consejero de Salud, José Luis García de Arboleya, aseguró ayer, durante la presentación del II Plan Andaluz de Salud, que los andaluces viven "cada día más y mejor". El Plan, que tendrá una vigencia de cuatro años, consta de 92 objetivos. Para lograrlos, la Junta invertirá 49.670 millones de pesetas. Los ancianos, los niños, la juventud y las mujeres coparán gran parte de las 154 estrategias diseñadas para desarrollar el Plan.

De los 161 objetivos que recogía el I Plan Andaluz de Salud, correspondiente a los años 1992-1998, 127 se han cumplido ya, 7 están evaluándose, 14 concluirán el próximo año y, sólo 13, -"poco importantes", matiza García de Arboleya- no han podido desarrollarse. Este alto grado de cumplimiento (85%) y un incremento presupuestario de un 35,1% en los últimos cinco años, ha permitido, según el consejero de Salud, que los parámetros por los que se mide la salud de los andaluces sean hoy equiparables con los del resto de España y Europa. Los últimos datos del padrón de 1996 indican que la población andaluza sigue creciendo por encima de la media nacional, con una clara tendencia al envejecimiento y a la concentración en los grandes municipios. En cuanto a las causas de muerte, los andaluces que mueren durante la infancia, lo hacen, en primer lugar, debido a los accidentes doméstico; en cambio, en los jóvenes, la primera causa de muerte son los accidentes de tráfico; el cáncer de pulmón es el que mata a más hombres y el de mama a más mujeres. El sida, en Andalucía, se ha convertido en la primera causa de años potenciales de vida perdidos (APVP). Los andaluces enferman (como el resto de europeos), principalmente de procesos crónicos (hipertensión y diabetes), mientras que las enfermedades infecciosas están cada día más controladas. "Aún así nos falta mucho por hacer", reconoce García de Arboleya. El II Plan de Andaluz de Salud se ocupará, anuncia el consejero, de aquellos grupos en los que la salud es más precaria. Para ellos serán las actuaciones preferentes. En relación con los jóvenes, para prevenir el consumo de alcohol o los accidentes de tráfico; con las mujeres, para luchar contra los malos tratos y atajar las patologías derivadas de la menopausia; sobre los ancianos, para facilitarles la integración en su medio. El nuevo Plan de Salud está estructurado en 4 grandes apartados. A partir del primero, denominado "Más salud", se actuará contra el sida, o en el campo de la salud mental. Desde el bloque "Solidaridad" se preven actuaciones entre los colectivos de extranjeros indocumentados. García de Arboleya ha dicho que espera firmar un convenio con cinco ONGs para que éstas se ocupen de captar a los emigrantes ilegales, con el fin de facilitarles el acceso a los servicios de salud. Los dos últimos apartados se ocuparán de "la salud y el entorno" y de potenciar los "instrumentos de apoyo" que contribuirán a mejorar la salud de los andaluces; entre ellos se harán actuaciones concretas para evitar el consumo de fármacos, de tabaco o de alcohol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de febrero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50