Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una arpista, primera mujer que ingresa en la Filarmónica de Viena

La arpista francesa Julie Palloc será la primera mujer que forme parte como miembro de pleno derecho, tras aprobar un examen, de la Orquesta Filarmónica de Viena, que a lo largo de su siglo y medio de historia ha sido exclusivamente masculina. Según informó ayer la agencia austriaca Apa, Palloc -que hasta el año 2003 no podrá actuar con el conjunto vienés- ha sido la primera mujer que ha superado los exámenes de ingreso en la prestigiosa orquesta, cuyos miembros vivieron una fuerte polémica en los últimos años, hasta que en 1997 decidieron romper con una tradición fundacional y dar entrada a las mujeres. Según la información, otro arpista, también francés, pasó junto a Julie Palloc los exámenes de acceso. Las interpretaciones llevadas a cabo por ambos artistas en las pruebas fueron juzgadas como excelentes, según el responsable de la orquesta de la Ópera de Viena, Gottfried Martin. "He aprobado el examen simplemente para mí misma, para divertirme", ha declarado Palloc, quien se mostró "muy sorprendida" de su éxito, que calificó de "nada especial".

Sin embargo, el camino que tendrá que recorrer Palloc hasta lograr por fin formar parte del conjunto no ha hecho más que comenzar y durará varios años. Antes de entrar a formar parte de la Filarmónica, la arpista, que actualmente es miembro de la Ópera de Berlín, deberá participar durante un año en los ensayos de la Ópera de Viena. En septiembre del año 2000 podrá ya actuar en la orquesta de la Ópera. Después, deberá esperar aún tres años más para poder entrar como miembro de pleno derecho en la Orquesta Filarmónica de Viena.

Sólo los integrantes de la orquesta de la Ópera de Viena pueden convertirse en miembros de la Filarmónica. El conjunto vienés, uno de los mejores del mundo, decidió el 27 de febrero de 1997 aceptar la entrada de mujeres. Otra intérprete, la arpista Anna Lelkes, había conseguido antes de esa fecha actuar con la orquesta, pero sin derechos en el comité de profesores hasta entonces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de febrero de 1999