Pasarela Cibeles desmiente haber reducido la talla de las modelos

Pasarela Cibeles intentó ayer reducir la confusión que rodea a las tallas que utilizan sus modelos emitiendo un breve comunicado: "Ante los rumores y denuncias de asociaciones de consumidores, desmentimos rotundamente haber impuesto unas medidas determinadas a las modelos".La alusión es para ASGECO y UNCUMA, dos asociaciones que habían denunciado al certamen por reducir la talla de las modelos -"influye negativamente en las niñas con problemas de anorexia"-; y para Inés Sáinz, Miss España 1997, quien declaró en un programa de televisión que no la habían dejado participar en Cibeles por tener una talla 40.

El comunicado asegura que la talla de las modelos es, "en la mayoría de los casos", 38 ó 40, e incluso que "algunos de los creadores optan por tallas superiores". Sin embargo, Jaime Montoya, director de la empresa encargada de contratar a las modelos,aseguró que "42 es la talla de mi madre, una señora mayor, esas tallas no están en los desfiles. Y la 40, pues no sé".

El modisto Pietro Valverde, que no expone Cibeles y pertenece a circuitos más alternativos, aseguró que la elección de las modelos para el certamen le parecía "canallesco brutal y espantoso": "Parecen cogidas de hospitales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 11 de febrero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50