Cuatro "ertzainas" cruzan la frontera francesa para multar a un camionero

Cuatro agentes de la policía autónoma vasca (Ertzaintza) entraron ayer en territorio francés tras atravesar el paso fronterizo de Biriatou en persecución de un camión, pese a la oposición de la Guardia Civil española y de la policía francesa de fronteras, informaron fuentes de esta última a Efe. Los ertzainas cruzaron la frontera en tres vehículos tras un camionero que supuestamente estaba implicado en un accidente de tráfico, al que posteriormente localizaron en un aparcamiento y le impusieron una multa.

El incidente se produjo hacia las 14.00 horas locales cuando los ertzainas cruzaron el puesto fronterizo por la autopista A-63 (al oeste de los Pirineos) mientras perseguían a un camionero al que imputaban la responsabilidad de un accidente en el País Vasco español, donde la Ertzaintza tienen las competencias de tráfico. Los cuatro agentes continuaron la operación a pesar de las advertencias en sentido contrario de la Guardia Civil (competente en España del control de fronteras) y de la policía francesa hasta que alcanzaron el camión.

Acuerdo de Schengen

Los acuerdos de Schengen establecen la posibilidad de que la policía estatal de un país penetre una treintena de kilómetros en el territorio de otro país si está persiguiendo un delincuente, lo que se denomina persecución en caliente.Sin embargo, la Ertzaintza, dado su carácter autonómico, no tiene reconocidas esas prerrogativas por parte de la policía de fronteras francesa, que recordó que situaciones similares ya se habían registrado en el pasado.

Efectivamente, el 15 de abril de 1996 la policía autónoma vasca protagonizó un rocambolesco incidente que indignó a sus colegas franceses.

Los ertzainas fueron acusados de vulnerar la soberanía francesa al cruzar la frontera en persecución de dos jóvenes ebrios, que se habían saltado un control en Oiartzun (Guipúzcoa), a los que presuntamente había confundido con etarras.

Seis patrullas de la Ertzaintza pasaron a Hendaya, donde el coche de los perseguidos se accidentó y quedó inmovilizado, para arrestar a los que resultaron ser ciudadanos franceses en estado de embriaguez.

Según la policía francesa el vehículo que perseguían los ertzainas recibió "numerosos" impactos de bala, que la Ertzaina atribuyó a disparos efectuados en territorio español. Al final, perseguidos y perseguidores tuvieron que declarar en la comisaría.

También en este caso los responsables de la policía autónoma vasca adujeron que los agentes cruzaron la frontera durante una persecución en caliente en aplicación del Acuerdo de Schengen.

Comisaría conjunta

Pero tanto las autoridades españolas como las francesas contestaron que ese acuerdo no rige para las policías autonómicas sino sólo para aquellos cuerpos de seguridad expresamente designados por los signatarios de dichos tratados. Por otra parte, la Ertzaintza logró hace un año que el Ministerio del Interior español aceptase una vieja reivindicación del Gobierno vasco en relación a la presencia de ertzainas en la comisaría conjunta hispano-gala de Biriatou-Irún, creada precisamente al amparo de los convenios de Schengen.

El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, prometió en febrero de 1998 que también los Mossos d"Esquadra catalanes estuviesen destacados en comisarías situadas en territorio francés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 11 de febrero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50