Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alcaldes del País Vasco francés cuestionan la eficacia de la Asamblea de Municipios

El proyecto de una Asamblea de Municipios Vascos que el PNV, EA y HB han diseñado como una institución que represente a los vascos de la propia comunidad, Navarra y el País Vasco francés ha irrumpido en este último territorio en plena campaña de reivindicación del Departamento Vasco, para el cual una Asamblea de Electos, formada por 60 alcaldes, está recabando desde hace dos años el apoyo de las corporaciones. El temor a que se pueda imprimir un carácter nacionalista, incluso independentista, a lo que se considera como una demanda de reforma administrativa en el marco legal francés es la principal preocupación que planea ahora entre los electos franceses.

"Departamento Vasco, pero francés". Ésta es la consigna que se ha extendido entre los electos franceses, inmersos en una campaña en su favor y que han recibido con desconfianza y preocupación la iniciativa de los partidos nacionalistas vascoespañoles de crear una Asamblea de Municipios que incluya a los vecinos vascofranceses. Entre los alcaldes del sur de Francia ha sorprendido la propuesta de unificación municipalista aprobada por el PNV y quieren evitar que interfiera en su campaña para exigir un departamento propio imprimiéndole un carácter político que no debe tener. Esta reivindicación ha sido una antigua aspiración del País Vasco francés que hasta los socialistas galos, pese a su marcado centralismo, incluyeron en su programa de Gobierno, aunque fue incumplida por François Mitterrand.

Pero esta exigencia cobró impulso en 1996, desde que el Biltzar (Asamblea) de municipios, una asociación de alcaldes que simboliza la unidad del País Vasco, comprobó a través de una consulta interna que el 63,6% de sus miembros era partidario de la misma.

A partir de esta constatación se creó una Asamblea de Electos pro Departamento Vasco presidida por el alcalde de Sara, Jean Aniotzbeherè, del PNV, para promover el pronunciamiento favorable de las corporaciones vascas. El pasado 26 de enero obtuvieron la de San Juan de Luz y el próximo día 3 conseguirán la de Hendaya.

Gran desconfianza

El hecho de que el impulsor de esta campaña pro Departamento Vasco entre los ayuntamientos sea Aniotzbeherè, que firmó en Sabin Etxea (sede peneuvista de Bilbao) el documento del PNV para constituir la Asamblea de Municipios Vascos, ha creado una gran desconfianza entre sus colegas. Hasta el punto de que le han obligado a declarar públicamente en La Semaine du Pays Basque que no es favorable a la unificación, sino al Departamento Vasco. Aunque pueda considerarse una bandera de los minoritarios partidos nacionalistas, la exigencia de un Departamento Vasco, apoyada por los pequeños ayuntamientos rurales del interior, no tiene el carácter independentista del nacionalismo vascoespañol. Poco a poco, ha ido implantándose entre los socialistas, los centristas y democratacristianos. Sólo la derecha del RPR, muy fuerte en los municipios más populosos, como Bayona, Biarritz o Anglet, se resiste a ello."Aquí hay muy pocos alcaldes con marcada sensibilidad nacionalista a los que les gustaría la unificación del País Vasco", declaró a este periódico el centrista Daniel Poulou, alcalde de Urrugne y presidente del Biltzar de alcaldes, en referencia al proyecto emprendido por los partidos de Lizarra.

"Se mueven más en la ambigüedad: su nacionalismo es un sentimiento de simpatía hacia lo vasco, pero el independentismo no está arraigado en ellos", añadió.

Por su parte, el alcalde de Biarritz, Didier Borotra (RPR), advertía que la puesta en marcha de ese proceso "va a tener la oposición categórica de la opinión [pública], va a crear un clima de desconfianza entre nosotros y hará más difícil el necesario acercamiento".

El dirigente socialista vascofrancés François Maitia se mostró también sorprendido por la postura del PNV, cuya apuesta "divide a la sociedad vasca".

Los partidos nacionalistas representan una minoría en un País Vasco francés de poco más de 350.000 habitantes. Sólo siete de los 158 alcaldes, pertenecientes a los pueblos de Ascarat, Ascain, Sara, Espelette, Helettes, Aldudes y Urbanco, y 98 concejales pertenecen al PNV, EA o a Abertzaleen Batasuna (AB), la coalición equivalente a HB, que agrupa a la izquierda abertzale francesa. Y, aunque en los últimos años han experimentado una ligera progresión, sus resultados no alcanzan cotas superiores al 7,8% de los sufragios emitidos, según los resultados de las elecciones legislativas de mayo de 1997.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 1999

Más información

  • El proyecto perjudica a su campaña en favor de crear un Departamento Vasco en su país