Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indonesia acepta por primera vez considerar la independencia de Timor Oriental

Yakarta / Lisboa

El Gobierno de Indonesia se mostró ayer dispuesto por primera vez a considerar la independencia de Timor Oriental, la antigua colonia portuguesa que Yakarta se anexionó en 1975 y en donde han muerto unas 200.000 personas, una cuarta parte de la población, víctimas de la represión o por enfermedades derivadas de la inanición. La inesperada propuesta de Indonesia, que hasta ahora sólo barajaba conceder un régimen de autonomía para Timor Oriental, fue recibida con escepticismo en Lisboa tanto por el Gobierno como por los líderes independentistas en el exilio.

Pocas horas antes de que representantes de Indonesia y Portugal se reunieran en la sede de Naciones Unidas en Nueva York para reanudar el diálogo sobre Timor, el ministro de Información indonesio, Yunus Yosfiah, daba la sorpresa al término de una rutinaria reunión del Gabinete: "Va a ser concedida una amplia autonomía a Timor Oriental. Si la mayoría de la población no la acepta, se sugerirá a la Asamblea Consultiva del Pueblo [Parlamento] tras las próximas elecciones [7 de junio] que considere que Timor Oriental pueda romper con Indonesia".Yosfiah también anunció que su Gobierno iba a excarcelar al líder de la resistencia independentista timorense, Jose Xanana Gusmao, detenido en 1992, para que salga de la prisión de alta seguridad de Cipinang, en las afueras de Yakarta, y pase a la situación de "arresto especial". El ministro de Exteriores, Alí Alatas, aclaró poco después que, aunque el sistema legal indonesio no admite la detención domiciliaria, "Xanana saldrá de la cárcel para permanecer en una casa".

El 28 de noviembre de 1975, el Frente Revolucionario para la Independencia de Timor Oriental (Fretilin) proclamó la independencia del territorio, ocupado por los portugueses desde el siglo XVI, tras haber tomado por las armas la capital, Dili. Una semana después, las tropas de Yakarta invadieron la antigua colonia portuguesa para anexionarse a Ingeniosa, en una decisión que no fue reconocida por la ONU, que sigue considerando a Portugal como única potencia administradora. A lo largo de más de 20 años de represión de la insurrección independentista y de hambrunas provocadas por los recortes de suministros y los desplazamientos forzosos de población, más de 200.000 personas han muerto en Timor Oriental, según datos de grupos humanitarios y religiosos, que han sido rechazados por Yakarta.

La concesión del Premio Nobel de la Paz en 1996 al obispo de Dili Carlos Felipe Ximenes Belo y al dirigente de la resistencia en el exilio Jose Ramos Horta sacó al conflicto de Timor del olvido internacional, y, tras la caída de Suharto, en mayo del año pasado, el nuevo presidente indonesio, Yusuf Habibie, propuso por primera vez la concesión de un estatuto de autonomía para el antiguo territorio portugués. La necesidad del Gobierno de Yakarta de salir de su aislamiento internacional para superar la grave crisis económica que sufre el país ha sido, según los observadores diplomáticos en Indonesia, la causa de su radical giro ante el conflicto de Timor.

Las autoridades de Lisboa recibieron ayer con escepticismo la iniciativa indonesia. Aunque el presidente Jorge Sampaio saludó en un primer momento el paso dado por Yakarta, un portavoz del Ministerio de Exteriores precisó poco después que se iba a "verificar a través de canales adecuados, en especial de Naciones Unidas, el sentido exacto de la declaración del Gobierno indonesio".

También desde Lisboa, Ramos Horta aseguró que la resistencia timorense "sigue desconfiando del grupo de mentirosos de Yakarta, mientras se incrementa la represión sobre el terreno". En los últimos seis meses han muerto 50 civiles en Timor y miles de personas se han visto forzadas a huir de las zonas rurales, donde el Ejército indonesio ha armado a los partidarios de mantener el territorio bajo el control de Yakarta.

Sin embargo, el ministro de Exteriores británico, Robin Cook, consideró que la propuesta indonesia era "un paso en la buena dirección".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de enero de 1999

Más información

  • El Gobierno anuncia que el líder timorés saldrá de la cárcel y quedará bajo arresto domiciliario