Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Internet, los quioscos y las grandes superficies restan ventas a las librerías

Las grandes superficies, los quioscos y la venta de libros a través de Internet son las principales causas por las que las librerías tradicionales han entrado en crisis y pierden progresivamente cuotas de mercado. Ésta es la principal conclusión a la que llega un estudio realizado por la Universidad de Barcelona (UB) -por encargo de la Federación de Cooperativas de Consumidores y Usuarios de Cataluña- y presentado ayer.

El estudio, titulado Estructura y factores de cambio en la comercialización del libro y elaborado por los profesores de Economía de la UB Lluís Bonet y Albert de Gregorio, rechaza que la crisis por la que pasan las librerías tradicionales en Cataluña esté motivada por las ventas de libros en las cooperativas de consumo a precio inferior, que viene enfrentando desde hace años al Gremio de Libreros y las cooperativas. Según el estudio, la cuota de mercado de éstas no alcanza el 5% del total de las ventas. "Las grandes superficies, los clubes de libros y los quioscos han visto aumentar su cuota de mercado en detrimento de las librerías tradicionales", señala el estudio, que destaca que en algunos casos aquéllas han duplicado su facturación en los últimos cinco años. La progresiva desaparición de las medianas y pequeñas librerías parece irreversible, aunque el estudio señala que las librerías del área metropolitana de Barcelona son las más afectadas por el crecimiento de otros canales de comercialización, entre los que destacan los quioscos, con una cuota de mercado de un 13%. "En el resto de Cataluña, el negocio de la librería depende de otros factores como la localización y la capacidad de atraer a nuevos públicos", se especifica en el informe. Otro de los factores de crisis de las librerías hace referencia a los márgenes comerciales. Según el estudio, las editoriales venden a las distribuidoras con un margen de descuento medio sobre el precio final del libro de un 48%. Las librerías obtienen un descuento del 30,3%, frente al 36% de los quioscos y el 41,1% de las grandes superficies. Las organizaciones de venta a crédito, por su parte, se benefician de un descuento medio del 63,9%. "La débil posición de las librerías frente a las grandes superficies se acentúa", según explicó ayer Lluís Bonet, "por la política discriminatoria aplicada por Visa, el principal operador de tarjetas de crédito. Los libreros deben abonar por las compras a través de tarjetas de crédito una comisión media de un 3,5% frente a las grandes superficies, a las que se aplica una cuota de un 1%". Edición electrónica La edición electrónica y el uso cada vez mayor de Internet, que, según el estudio, permitirá "captar nuevos clientes y rebajar los costes de los sistemas de distribución", afectará en breve de forma profunda el consumo y comercialización de libros. El informe concluye que las librerías son el punto más débil del negocio editorial y que la "incorporación de las nuevas tecnologías y la adaptación de las nuevas formas y hábitos de consumo" son esenciales para que puedan mantenerse en el mercado. Como posible solución a la crisis se apunta la especialización. "Frente a la aparición de nuevos productos y el creciente protagonismo de las grandes superficies, los canales tradicionales de comercialización del libro pueden competir a través de la especialización en los productos y en el servicio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de enero de 1999

Más información

  • Un estudio analiza el mercado del libro