_
_
_
_
_

La manifestación en apoyo de los marroquíes detenidos por la polícia reúne en Sol a 300 inmigrantes

"¡Raschid y Ridouan somos todos! Con su detención se ha criminalizado a los miembros de una organización que lucha para defender los derechos de los inmigrantes que vienen a Madrid". Así defendió ayer un miembro de la Asociación de Emigrantes Marroquíes de España (AEME) a Raschid el Haddadi y Ridouan Hasouik, presidente y portavoz de AEME, respectivamente. Ambos fueron detenidos el pasado martes por supuesta "falsificación de documentación" y por "favorecer la inmigración ilegal", según la acusación policial. Unos 300 inmigrantes se manifestaron ayer en la Puerta del Sol para exigir la retirada de los cargos contra los dos representantes de AEME.Raschid y Ridouan acudieron a la manifestación. "Ahora estamos a la espera de juicio. Pero nuestra detención y la apertura de diligencias ante el juez está repleta de irregularidades. El fiscal no ha podido aportar documentación que pruebe los delitos que se nos imputan. Además, de los dos testigos que iban a declarar contra nosotros, uno no ha aparecido y el otro afirmó ante el juez que no nos conocía de nada", explicó ayer El Haddadi.

Para este inmigrante, que lleva 12 años en España y 3 como presidente de AEME, "la detención es una venganza de la policía contra la organización [AEME] porque ellos [los policías] son, no sólo los que fomentan la inmigración ilegal, sino los que se enriquecen con ella", señaló. El Haddadi asegura que está "deprimido" porque entiende su detención como una "venganza" de la policía. "AEME es una organización que ayuda a los inmigrantes y no busca enriquecerse", señaló.

El Haddadi, que también es el presidente del Grupo de Formación del Inmigrante de la Unión Europea, aseguró que la policía le dejó "24 horas sin comer" y afirmó que para ir al servicio tenía que "aporrear la puerta de la celda durante mucho rato". "Además, nos trataron de mala manera, con faltas de respeto continuas. Los inmigrantes sufrimos un acoso policial intolerable, sólo por ser extranjeros nos tratan como si fuéramos delincuentes", concluyó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_