Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN exige a Milosevic que castigue a los autores de la última matanza

Los embajadores de los 16 países miembros de la OTAN se reunieron ayer en Bruselas, en sesión de urgencia, en busca de una respuesta al recrudecimiento del conflicto en Kosovo, donde la ofensiva serbia continuaba ayer, después de la matanza de 45 civiles albaneses el fin de semana. El Consejo Atlántico decidió anoche que viajen inmediatamente a Belgrado los principales jefes militares aliados para pedir al presidente yugoslavo, Slobodan Milosevic, que castigue a los responsables.

MÁS INFORMACIÓN

El secretario general de la OTAN, Javier Solana, leyó una declaración en la que se califica la útima matanza de "flagrante violación de las leyes internacionales". Mientras, los combates de ayer entre serbios e independentistas albaneses confirman que Belgrado desoye las advertencias e interpreta de forma particular los sucesos. Según el presidente serbio, Milan Milutinovic, la matanza en Racak de 45 civiles el viernes fue una operación antiterrorista, pero la mutilación de los cuerpos fue obra de la CIA. Serbia, dijo, lanzó ayer morteros y envió cientos de policías a esa aldea "en defensa propia". El jefe de la misión de la OSCE, William Walker, condenó las "provocaciones" de los serbios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de enero de 1999

Más información

  • Jefes de la Alianza viajan a Belgrado tras la muerte de 45 civiles albaneses