Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juzgado de Madrid embarga una cuenta suiza de Paesa con 87 millones

La juez Paloma García, titular del Juzgado de Instrucción número 17 de Madrid, ha dictado un auto por el que acuerda el embargo y traslado a España de 832.929 francos suizos (unos 87 millones de pesetas) depositados en una cuenta bancaria en Ginebra (Suiza) a nombre de Francisco Paesa. El ex agente de Interior está acusado de ocultar los 1.700 millones de pesetas que Luis Roldán tenía en ese país.

El Juzgado de Instrucción número 17 de Madrid ya dictó en diciembre pasado una orden de búsqueda y captura internacional contra Francisco Paesa, ex agente de Interior, por un presunto delito de receptación y encubrimiento de los 1.700 millones de pesetas que Luis Roldán, ex director de la Guardia Civil, tenía en Suiza. Ahora, el nuevo auto señala que "existen indicios de criminalidad suficientes" contra Paesa para asegurar la responsabilidad pecuniaria que en su día se declare procedente. La cuenta embargada por la Justicia española y bloqueada, desde hace varios años, por el juez suizo Paul Perraudin está abierta en el Banque d' Investissements Privés y figura a nombre de la sociedad Finser Investment Ltd., propiedad de Paesa. En ella tienen firma sus sobrinos Alfonso y Beatriz García Paesa. Los saldos llegaron a superar los 372 millones de pesetas.Según informes periciales encargados por el juzgado, los 87 millones de pesetas reclamados, que se remitirán próximamente a España, procedían de los 1.700 que Roldán ocultaba en el banco suizo CBI-TDB.

La sentencia que condenó a Roldán a 28 años de prisión acreditó que la fortuna del ex director de la Guardia Civil procedía del cobro de comisiones ilegales y de la apropiación indebida de fondos reservados.

La transferencia del dinero embargado a Paesa se produjo mediante dos cheques nominativos desde la sede del Aresbank en Madrid, en junio 1994, cinco meses después de que Roldán enviara su dinero a España para borrar su rastro. El botín de éste fue a parar finalmente a un banco de Singapur, donde se le perdió la pista.

Los dos testaferros suizos que movieron los 1.700 millones trabajaban para Paesa y han fallecido en extrañas circunstancias. El propio ex agente de Interior simuló su muerte en Bang-kok, según asegura un informe de la policía española.

Además de los 87 millones reclamados por el Juzgado de Instrucción número 17 de Madrid, la Audiencia de Navarra pidió recientemente a la Justicia suiza otros 300 que Gabriel Urralburu y Antonio Aragón, ex presidente y ex consejero de Obras Públicas del Gobierno de Navarra, respectivamente, tenían en bancos de Ginebra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de enero de 1999

Más información

  • Orden de búsqueda y captura internacional contra el ex agente