Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SENTENCIA

Condenado a dos años de prisión el hombre que apuñaló a su esposa por no acudir a "Lo que necesitas es amor"

Lo que necesitas es amor, el popular programa que Antena 3 emite los domingos, no siempre consigue reconciliar a parejas rotas por la infidelidad, la rutina o la difícil convivencia. La Audiencia de Valencia ha condenado a dos años de prisión a José Ignacio U. S., un hombre que apuñaló a su aún esposa -durante los trámites de su separación matrimonial- a consecuencia de la agria discusión iniciada poco antes por una cuestión, en apariencia, trivial: la víctima del ataque se negó en redondo a aparecer en el programa de televisión, tal como había pactado el acusado. El tribunal vincula la desmesurada reacción de José Ignacio U.S. con su decepción por la actitud de su mujer, totalmente reacia a ventilar sus desavenencias sentimentales frente a las cámaras de la televisión. Por ello, los magistrados creen que la "intención del autor" del ataque pudo ser la de causar la muerte de su conyúge, "seguramente obcecado por la negativa de su esposa a participar en sus planes de restauradores de la convivencia familiar". Es más, pudo utilizar el cuchillo con el que perpetró el ataque "como alternativa a la negativa al amor público y eterno ofrecido para su retransmisión televisiva", asegura el fallo. José Ignacio U. S., de 30 años, citó a su mujer el pasado 14 de marzo bajo el pretexto de trabajar con ella en la confección de unas facturas que habitualmente completaban juntos. Su esposa acudió a la cita acompañada de la hija de ambos, de 6 años. Pronto se dió cuenta de las verdaderas intenciones de su ex pareja (reconstruir su relación) y de uno de los métodos empleados con ese fin: la aparición de ambos en un programa de máxima audiencia pretendidamente marcado por el romanticismo y los buenos sentimientos. La discusión degeneró en agresión, la agresión en juicio y el juicio en condena por un delito de lesiones. Eso si, la pena ha sido atenuada porque el condenado acompañó a su esposa al hospital tras la refriega, saldada con heridas de poca gravedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de enero de 1999