Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un familiar de judíos deportados denuncia a los ferrocarriles franceses

La verdad, toda la verdad, sobre las deportaciones de los judíos franceses a los campos de exterminio nazi sigue sin estar al alcance de los investigadores y familiares de las víctimas, 50 años después de aquellos hechos. Kurt Werner Schaechter, francés de origen austriaco, acaba de presentar una denuncia por "crímenes contra la humanidad" contra la SNCF (Société Nationale des Chemins de Fer), la empresa pública de los ferrocarriles franceses, con el exclusivo propósito de forzar a esa compañía a hacer públicos los archivos que deben dar cuenta de los traslados de los 85.500 judíos que fueron llevados a los campos de la muerte.Presidente de la asociación Ethic (investigación sobre la trágica historia de los internamientos en los campos), Kurt Werner, de 75 años, sostiene que entre 1941 y septiembre de 1944 unos 780 trenes salieron de territorio francés llevando deportados a las campos de concentración alemanes. Según él, de los 85.500 hombres, mujeres y niños trasladados, entre ellos buena parte de su familia, sólo 2.400 regresaron con vida.

En su denuncia, el investigador y familiar de las víctimas sostiene que, de acuerdo con los datos que ha podido recabar a lo largo de los años, "ninguno de esos trenes fue nunca atacado ni descarrilado", afirmación que contradice cierta leyenda sobre las acciones de sabotaje contra los transportes de ciudadanos judíos supuestamente llevadas a cabo por la Resistencia francesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de enero de 1999