Mil manifestantes ante la cárcel

Cerca de mil manifestantes se congregaron ayer a las puertas de la cárcel malagueña donde está recluido Jesús Gil para reclamar su excarcelación. "¡Libertad, libertad!", fue la consigna más coreada por los partidarios del alcalde marbellí. Una gran pancarta rezaba "Gil, preso político". Otras advertían: "Marbella limpia, vamos a barrer al PSOE", un texto que se repetía con las siglas de todos los partidos de la oposición. Durante las dos horas que duró la concentración, los seguidores del regidor no pararon de entonar cánticos en repudio al juez que hace tres días ordenó su ingreso en prisión. Los 17 concejales del Grupo Independiente Liberal (GIL) en el Ayuntamiento marbellí acudieron en bloque a la manifestación, pero fracasaron en su intento de visitar al alcalde porque la dirección del centro penitenciario les negó el permiso. Los manifestantes llegaron a la prisión sobre las 12 en varios autocares. Manuel Calle, uno de los concejales del GIL, acusó a la Junta de Andalucía de haber ordenado a la Guardia Civil que extremara los controles para dificultar su desplazamiento. Mientras tenía lugar la concentración, Gil fue sometido a un chequeo médico que constató su buen estado de salud.

Más información

El abogado del alcalde, José Luis Sierra, lo visitó ayer en su celda: "Está ofendido por este error de la Justicia. Esperamos que la Audiencia Provincial lo corrija, porque la acusación es un invento. No existe ninguna prueba". Entre los asistentes estaba Inés Ayllón, alcaldesa independiente de Istán (Málaga), quien afirmó que "cualquier político podía haber caído en eso, incluso yo" porque "más de uno hace una cosa que no es muy legal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de enero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50