Hacienda convoca el concurso de bienes del Casino Costa Blanca por 2.317 millones El proceso paralelo de adjudicación de la licencia culmina el próximo 14 de abril

Hacienda ha convocado el concurso de bienes del Casino Costa Blanca, en la localidad de La Vila Joiosa, y ha fijado en 2.317 millones de pesetas el tipo mínimo de licitación para las dos fincas sobre las que se asientan las instalaciones de la sala de juegos. El concurso paralelo para otorgar la licencia de explotación del casino, que exige la constitución de una sociedad con un capital social de 1.000 millones totalmente desembolsado, fue convocado a mediados de diciembre. Ambos concursos públicos culminan el próximo 14 de abril.

Los problemas económicos del Casino Costa Blanca han sido recurrentes. La mercantil que los explota llegó a acumular 900 millones de deuda fiscal con la hacienda estatal en 1984, unas cargas que sólo se liquidaron totalmente en 1989 a través de la venta de parte de los bienes de la sociedad. La licencia de explotación que caducó en 1990 sólo fue renovada en junio de 1993, después de tres años de prórroga durante los cuales la empresa cumplió sus obligaciones fiscales regularmente. Las tasas sobre el juego gravan hasta el 50% de los ingresos netos de las diversas opciones de apuesta. La renovación de la licencia en junio de 1993 provocó nuevos problemas. Casino Costablanca, SA, dejó de ingresar las tasas sobre el juego correspondientes al segundo, tercer y cuarto trimestre de 1993. La deuda correspondiente a esos tres trimestres con los recargos correspondientes asciende en la actualidad a 511 millones. El 28 de julio de 1994, Hacienda constituyó una hipoteca universal sobre los bienes del casino para garantizar el cobro de las deudas, que en ese momento ya ascendían a 696 millones. Poco después, la comisión técnica del juego dio curso a un expediente de cancelación de la licencia de explotación y acordó cancelar los permisos de explotación de la sala de juegos que disfrutaba Casino Costablanca, SA. La empresa interpuso un recurso ante el Consejero de Economía y Hacienda que todavía no se ha resuelto. Pero la licencia se extinguirá automáticamente cuando se adjudiquen los bienes, según consta en la convocatoria del concurso de la concesión administrativa. Hacienda convocó una primera subasta de los bienes del casino en diciembre de 1996. Las dos fincas y los bienes inmuebles de la sociedad fueron tasados en los 696 millones por los que se había constituido la hipoteca. La licencia de explotación corresponde a un procedimiento administrativo y la subasta no contenía garantías sobre el permiso de explotación de la sala de juego y la deuda acumulada superaba entonces los 1.250 millones de pesetas. Apenas 24 horas de la ejecución de la subasta, Hacienda suspendió el proceso e intervino la caja del casino para garantizar el cobro de las deudas pendientes. La propiedad de la sala de juegos había cambiado de manos en diciembre de 1995 a través de un acuerdo privado entre Casino Costablanca, SA, y la sociedad Benilexa, controlada por el empresario francés afincado en Benidorm, Roch Claude Tabarot. Hacienda nunca autorizó el traspaso de la propiedad. De hecho, la intervención de la caja en febrero de 1997 fue aceptada por Fernando Pascual del Pobil Nacarino, director general de Casino Costablanca. Sin embargo, Tabarot ha ejercido como gestor de la sociedad y ha negociado varias fórmulas para saldar la deuda que nunca han sido consideradas. Hacienda ha practicado un auténtico encaje de bolillos jurídico para convocar ahora dos concursos paralelos y saldar definitivamente la deuda. Sorprende que los bienes se hayan hipotecado para saldar los 511 millones de la deuda correspondiente a los pagos pendientes de 1993, según la convocatoria. Aunque serán los 1.806 millones de diferencia con la licitación los que permitirán cubrir el conjunto de gravámenes. Los dos procesos están totalmente vinculados. "La adjudicación de las fincas quedará condicionada al otorgamiento de la autorización de instalación y explotación de un casino de juego en la Comunidad Valenciana", según reza la convocatoria del concurso de bienes publicada esta semana en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana. La convocatoria paralela para adjudicar la licencia, publicada a mediados de diciembre, exige la titularidad de los bienes del casino para ser efectiva. El concurso de bienes exige conservar los puestos de trabajo, salvo los de los apoderados con facultades de administración, y advierte que no se considerará exclusivamente la oferta económica más ventajosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de enero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50