Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA ENCRUCIJADA ELECTORAL

En Madrid, un túnel

El concejal de Hacienda de Madrid, Pedro Bujidos, del PP, llegó al pleno de presupuestos el pasado 8 de noviembre con las instrucciones del alcalde cumplidas: congelación "técnica" de los impuestos. Dos de los principales tributos municipales (impuesto de bienes inmuebles e impuesto de vehículos) subirán lo mismo que lo que está previsto que suba el coste de la vida: el 1,8%. El impuesto de actividades económicas (IAE) y el de obras se quedarán como están. Para este año, el presupuesto del Ayuntamiento más grande de España crece un 5,8%. El Gobierno municipal gestionará 412.257 millones. A pesar de esto, el equipo de Álvarez del Manzano no tiene previsto empezar grandes obras a lo largo de 1999. Culpa de ello son las elecciones locales de junio.

El concejal de Hacienda lo explicó el día que presentó las cuentas municipales: "Se deja una situación económica buena para que el que entre pueda hacer lo que quiera.

El alcalde no ha querido comprometer el presupuesto con grandes obras públicas hasta saber si va a gobernar cuatro años más".

De cualquier manera, antes de que los madrileños acudan a votar, podrán utilizar el nuevo paso inferior de O"Donnell, conocido cono retúnel, actualmente en construcción. Ha costado cerca de mil millones de pesetas.

Si el actual alcalde gana las elecciones, llevará a cabo otros túneles: el de María de Molina, el de Santa María de la Cabeza y el de la glorieta de Cuatro Caminos. Estos dos últimos sustituirán a los actuales pasos elevados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de enero de 1999